El Gato Templario

ÚLTIMO NÚMERO

Último número

ENTREVISTAS

Maite Carranza, autora de Palabras envenenadas y Una bala para el recuedo
Leer más...

RESEÑAS

La invención de Hugo Cabret Brian SelznickLibre Patrick NessAsesinato en el Orient Express Agatha ChristieNuestro último verano en Tokio Cecilia VinesseEnséñame a olvidar Erica M. ChapmanSiete formas de mentir Riley Redgate
Leer más...

¿QUÉ TE APETECE LEER?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

Jerebeque ¡PRUÉBALO! Jerebeque

 RESEÑAS  

La princesa prometida William Goldman

Dirigida por Rob Reiner
Del papel a la pantalla Templo#30 (octubre 2012)

Esgrima. Lucha. Torturas. Venenos. Amor verdadero. Odio. Venganzas. Gigantes. Cazadores. Hombres malos. Hombres buenos. Las damas más hermosas. Serpientes. Arañas. Bestias de todas clases y aspectos. Dolor. Muerte. Valientes. Cobardes. Forzudos. Persecuciones. Fugas. Mentiras. Verdades. Pasión. Milagros.

Todo eso y mucho más podéis encontrar tanto en el libro como en la película de La Princesa Prometida, a los que dedicamos en este número la sección «Del papel a la pantalla». En 1973, el autor William Goldman publicó un libro para darnos a conocer una historia que su padre le había contado de niño. Así, el autor nos narra cómo, cuando él era pequeño y estaba enfermo en la cama, su padre le leía la novela La princesa prometida, escrita por el autor florinés S. Morgernstern. Años después, cuando Goldman crece y se convierte en novelista y guionista, manteniendo el buen recuerdo que tenía, le regala el libro a su hijo. Sin embargo, el joven no puede acabarlo y su padre relee el libro para ver por qué no le ha gustado.

Entonces Goldman descubre que su padre, hace años, cuando se lo leía, hacía un resumen de la historia y que se saltaba las páginas más aburridas y lentas del libro. El escritor decide pedir los derechos del libro y hacer lo mismo, acercando al público una nueva versión cuando la obra original ya se encontraba descatalogada.

A partir de este punto es donde empieza la película homónima, cuyo guión escribió también William Goldman y dirigida por Rob Reiner. La historia en la película no difiere demasiado de la del libro, salvo en el comienzo. Un abuelo, en vez del padre, lee la historia a su nieto enfermo, y la cámara sigue las aventuras de Buttercup y Westley con alguna interrupción o comentario del nieto al respecto, al igual que en la novela. Tanto los lectores como los espectadores disfrutarán con este juego de doble narradores, de dos historias, una dentro de otra.

Si no conoces la historia —y esperamos que al final de este artículo te hayamos convencido para que la leas—, tienes que saber que hay amor verdadero entre Buttercup y Westley; un maestro de esgrima español llamado Íñigo Montoya en busca de venganza; el gigante Fezzik al que le encanta hacer rimas y Viccini, un astuto siliciano. También un conde con seis dedos y un rey que desea matar a su prometida y provocar la guerra. Además, podrás internarte en lugares como los Acantilados de la Locura, el Pantano de Fuego o el Zoo de la Muerte.

Quizás esperes que a una novela con tanta acción corresponda una película con muchos efectos especiales. Los hay, en los Pantanos de Fuego, por ejemplo, pero os recordamos que es una película de 1987, así que podríamos decir que los efectos especiales son más entrañables que espectaculares. Eso sí, no te fies de los RAGS (Roedores de Aspecto Gigantesco) y ten cuidado no pises las Arenas de Nieve.

Aunque la película nos narra toda la historia de S. Morgenstern sin demasiados cambios, el libro va más allá. Cuando llegues al final de la película y en la pantalla comiencen a salir los créditos, coge el libro y sigue leyendo, pues William Goldman encontró otro libro de Morgenstern titulado El bebé de Buttercup. Nosotros no te desvelaremos nada más, lector. Pero sí te recomendamos con ilusión que te acerques a esta historia, sea a través de la gran pantalla o a través del libro. Te aseguramos que una vez que conozcas esta historia, no olvidarás la famosa frase del maestro espadachín: «Hola, soy Íñigo Montoya. Tú mataste a mi padre. Prepárate a morir».

Por
nerea.marco(a)eltemplodelasmilpuertas(punto)com


En El Templo nos gustaría saber qué te pareció este libro.

Nombre *

E-mail * (no se publicará)

Twitter

 Puntuación (solo si has leído el libro)


Tags permitidos: [b]Negrita[/b] [i]Cursiva[/i] [u]Subrayado[/u] [del]Tachado[/del] [q]Cita[/q] [spoiler]Texto[/spoiler]

Avisarme cuando se publique mi comentario.

El Templo de las Mil Puertas no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus lectores.

Los comentarios están moderados y no se permitirán insultos ni enlaces a contenidos para +18.

Los spoilers deberán estar indicados en los comentarios en consideración a aquellos lectores que no hayan leído el libro.

Los campos marcados con * son obligatorios.

Repasa tu comentario antes de enviarlo para corregir las faltas. Escribe con todas las letras, esto no es un móvil ;) Y no escribas en mayúsculas. Eso significa gritar en Internet.


De William Goldman quizá también te interese...

Los gondoleros silenciosos (reseña)

¿QUÉ DICEN NUESTROS LECTORES?

Jannele Aguirre en Un desafortunado pero maravilloso incidente: Es un libro muy bueno, no lo terminé en un día pero sí en tres. L... Leer comentario

marquitos en Memorias de un amigo imaginario: Acabo de terminarlo y es precioso.... Leer comentario

francesco en Quantic Love: Es un libro que he leído y que incluso he regalado a alguna amist... Leer comentario

Pau en 13 perros: Yo me lo tuve que leer para la escuela en 5 horas. Menos mal que ... Leer comentario

Pedro Manuel en Conexiones: Ha sido estupendo poder leer y aprender de todo ello. Espero ... Leer comentario

Priscilla en La criatura del bosque: ¡Hola! He venido corriendo, después de terminarme el lib... Leer comentario

ÚLTIMAS NOVEDADES EN EL CATÁLOGO
#CITASCALLEJERAS
ÚLTIMO NÚMERO