Último número
Entrevistas
Gabriella Campbell, autora de El fin de los sueños y La noche del espectro.
África Vázquez, autora de las bilogías La ciudad de los ladrones y El club de los miércoles
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

Alma y los siete monstruos
Iria G. Parente, Selene M. Pascual

Nube de tinta
¿Solo para niños? El Templo#79 (diciembre 2020)
Por Gabriela Portillo
499 lecturas

A veces los monstruos salen de su guarida bajo la cama. Así cogen por sorpresa a los humanos a los que quieren atormentar. Y es que no todos los monstruos tienen una apariencia desagradable. Por eso puede costar reconocerlos.

Alma se había quedado a oscuras cuando apareció el primer monstruo: Uno. Era diminuto y, aunque al principio la puso de los nervios, lo que decía tenía sentido: siempre había algo que podía salir mal. Debía estar alerta. Los monstruos como él la protegerían.

De modo que Alma lo creyó y guardó su secreto. Pronto conoció a Dos, que la hacía sentir tan cansada que se dormía por las esquinas. Para compensar vino Tres, que la mantenía en vela por las noches. Luego llegaron Cuatro, Cinco, Seis y Siete. Todos querían que Alma les hiciese caso… pero ella necesitaba tiempo para su propia vida.

«Esta historia no es de miedo, aunque haya sustos, oscuridad y monstruos. Es otro tipo de historia. Una que va de conocer a los monstruos, para así poder enfrentarse a ellos».

Uno de los primeros pasos de la misión es ponerles nombre, y aquí aciertan Iria y Selene. En esta alegoría, cada número identifica un síntoma de la depresión, que cobra vida en forma de criatura fantástica. A través de los monstruos es sencillo reconocer las señales del trastorno, si se ha vivido en primera persona, o comprender mejor su funcionamiento en caso de ser ajeno al mismo.

La psicoeducación se completa con los fragmentos de la vida cotidiana de Alma, donde se muestra el efecto alienante de la enfermedad. Pero, como te adelantamos, esta novela trata sobre la recuperación: sin edulcorar la realidad, transmite esperanza.

Las autoras lo consiguen gracias a un estilo cuidado y para todas las edades, con una innovadora narración en primera persona del plural femenino. Su texto se combina con una maquetación peculiar y unas cautivadoras ilustraciones en tinta azul, obra de Noa Galán.

A los monstruos no les gusta que se hable de ellos porque pierden poder, así que... ¿te sumas a la conversación?

En El Templo nos gustaría saber qué te pareció este libro
Nombre
E-mail
Tags permitidos [b]Negrita[/b] [i]Cursiva[/i] [u]Subrayado[/u] [del]Tachado[/del] [q]Cita[/q] [spoiler]Texto[/spoiler]
Tu comentario

El Templo de las Mil Puertas no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus lectores.
Los spoilers deberán estar indicados en los comentarios en consideración a aquellos lectores que no hayan leído el libro.
¿Qué dicen nuestros lectores?
vale en El violín negro: nos super encanto la reseña por la intriga que te deja.y nos enca...
ALBERTO VALDIVIA PORTUGAL en El retrato de Dorian Gray: El Retrato de Dorian Gray, lo he leído varias veces en diferentes...
Eilin Ramos en Dare me: Fue bonito mientras nadie murió: Me gustaría leer el libro entero :(...
Gaby en Memorias de un amigo imaginario: Realmente disfruté leer este libro. Me llamó la atención en una f...
gabriela en El chico de la flecha: Para mí el libro es muy aburrido, no tiene nada de interesante, p...
Juani Soriano en Capitán Calzoncillos: Es un libro que me encanta por lo creativas que son las cosas. :)...
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras
Último número