Último número
Entrevistas
Gabriella Campbell, autora de El fin de los sueños y La noche del espectro.
África Vázquez, autora de las bilogías La ciudad de los ladrones y El club de los miércoles
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

Amelia y las abejas
Mónica Rodríguez

Edebé
Reseñas de novedades El Templo#72 (octubre 2019)
Por Javier Moriones
1.267 lecturas

«Me llega su olor, el almíbar de la miel, la oscuridad un poco agria de la cera y los restos del humo. Es un enjam­bre de aromas que predice la blandu­ra del panal en la boca, su tacto tibio y dulce. Aprieto los labios y la cera se prensa y emana el chorro de la miel que me llena el paladar. Es un sabor intenso, dulce, delicioso».

Elena está pasando unos días en El Enebro, un pequeño pueblo donde vive su tío Abelardo, un apicultor para el que las abejas lo cambiaron todo. A Elena no le gustan las abejas, pero está dispuesta a escuchar las historias de su tío, sobre todo la de Amelia y las abe­jas. Amelia fue el primer amor de Abe­lardo, un fantasma en la historia que le cuenta a Elena. Ella también va a sentir ese primer aleteo en el estómago con Ambrosio, un chico del pueblo al que se esfuerza en comprender.

Mónica Rodríguez es el ejemplo de cómo se puede construir un universo rico en detalles en apenas ciento veinte páginas. Desde la sencillez que evoca la vida rural, reflejada en su estilo, la au­tora ha creado una novela breve y muy poética. A modo de pequeña fábula, la historia del pasado de Amelia se enla­za con la que vive Elena en el presente. Los saltos entre la fábula, la narración y la realidad son muy sutiles; todo se convierte en un entramado atemporal a través del recuerdo, que teje pasado y presente.

Amelia y las abejas se sitúa precisa­mente en el terreno de los mitos, todos los que existen alrededor de las abejas: los del dios Ra, Telepinu o Platón, que cuando era un bebé recibió miel de las abejas en su cuna, que la depositaron en sus labios, algo que marcó su sino.

La autora contagia su fascinación por las abejas, sus jerarquías y la impor­tancia que tienen en nuestra sociedad. Gracias a ellas, logra contar dos histo­rias de amor, ambientadas en un mun­do rural que se convierte en un paraíso desde su mirada.

La tragedia de la pérdida, la mira­da limpia del primer amor, el poder de las historias y el retrato de la vida rural abandonada son los temas que cons­truyen esta novela, un recordatorio de que las abejas son las polinizadoras del amor del mundo.

En El Templo nos gustaría saber qué te pareció este libro
Nombre
E-mail
Tags permitidos [b]Negrita[/b] [i]Cursiva[/i] [u]Subrayado[/u] [del]Tachado[/del] [q]Cita[/q] [spoiler]Texto[/spoiler]
Tu comentario

El Templo de las Mil Puertas no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus lectores.
Los spoilers deberán estar indicados en los comentarios en consideración a aquellos lectores que no hayan leído el libro.
¿Qué dicen nuestros lectores?
Luz María Rivero en Un beso en París (primera parte de la saga): Me encantó, pero me habría gustado más si fuera más largo. Aun a...
MJA en Un beso en París (primera parte de la saga): Ei!! Os recomiendo este libro porque es muy interesante. Des...
vale en El violín negro: nos super encanto la reseña por la intriga que te deja.y nos enca...
ALBERTO VALDIVIA PORTUGAL en El retrato de Dorian Gray: El Retrato de Dorian Gray, lo he leído varias veces en diferentes...
Eilin Ramos en Dare me: Fue bonito mientras nadie murió: Me gustaría leer el libro entero :(...
Gaby en Memorias de un amigo imaginario: Realmente disfruté leer este libro. Me llamó la atención en una f...
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras
Último número