Último número
Entrevistas
Begoña Oro, autora de Tú tan cáncer y yo tan virgo, Pomelo y limón Croquetas y wasaps.
Victoria Schwab, autora de la saga Villanos, La ciudad de los fantasmas o Los monstruos de Verity .
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

Ana, la de Tejas Verdes
L. M. Montgomery

Toro mítico
#PostureoClásicos El Templo#49 (diciembre 2015)
Por Cris Menéndez
2.766 lecturas

En junio de 1908, Lucy Maud Montgomery veía publicada su primera novela. Ese gran momento en la vida de todo escritor supuso para Montgomery, además, un punto de inflexión en su carrera. Ana, la de Tejas Verdes se convirtió inmediatamente en un best seller, y desde principios del siglo XX las aventuras de su protagonista y sus amigos han deleitado a millones de lectores por todo el mundo.

En el tranquilo pueblo de Avonlea, en la Isla del Príncipe Eduardo en Canadá, los hermanos Marilla y Matthew Cuthbert de Tejas Verdes se preparan para acoger a un niño huérfano que les ayudará en la granja. Lo mandaron a buscar a un orfanato de Nueva Escocia a través de la señora Spencer, pero el mensaje de los Cuthbert a los Spencer llegó alterado y, en vez del niño que esperaban, Matthew se encuentra en la estación de Bright River con una niña pelirroja e inquieta que habla por los codos: Ana Shirley.

La sorpresa para los hermanos Cuthbert es mayúscula. En un principio la estricta y pragmática Marilla insiste en mandar a Ana de vuelta al orfanato. Sin embargo, el carácter abierto, amable y diligente de la niña pronto se gana el corazón, primero, de Matthew y, más tarde, de Marilla (aunque ella nunca reconocería abiertamente lo que siente por la pequeña). Ana Shirley empieza así una nueva vida en el pequeño poblado de la Isla del Príncipe Eduardo, donde encontrará a su amiga del alma en Diana Barry, y a su enemigo y rival académico, en Gilbert Blythe.

Ana vive todo tipo de aventuras y nuevas experiencias en Avonlea, pueblo creado a imagen del Cavendish de la niñez de Montgomery. Todo lo vivido le enseñará nuevas lecciones y la ayudará a crecer dando una forma aún más definida a su personalidad carismática y positiva.

Montgomery, con su estilo rico y poético, dotó a Ana de todo el optimismo que a ella le gustaría haber tenido, y creó con ella uno de los personajes más entrañables y motivadores de la literatura infantil y juvenil. Con Ana se aprende a ver el lado positivo de la vida y a no menospreciar lo que se tiene, disfrutándolo al máximo, porque como la propia Ana dice: «Sé que se puede disfrutar de todo, si uno está firmemente decidido a ello».

Si aún no conoces a Ana Shirley y su desparpajo y nunca has visitado los idílicos parajes que rodean a Tejas Verdes y Avonlea, no dudes en dejarte encandilar por esta niñita pelirroja y parlanchina de desbordante imaginación.

En El Templo nos gustaría saber qué te pareció este libro
Nombre
E-mail
Tags permitidos [b]Negrita[/b] [i]Cursiva[/i] [u]Subrayado[/u] [del]Tachado[/del] [q]Cita[/q] [spoiler]Texto[/spoiler]
Tu comentario

El Templo de las Mil Puertas no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus lectores.
Los spoilers deberán estar indicados en los comentarios en consideración a aquellos lectores que no hayan leído el libro.
¿Qué dicen nuestros lectores?
zooo en La lección de August (Wonder I): Estuvo bien....
Priscila Camargo en Las chicas malas no mueren: Un gran libro, simplemente me encantó....
alondra en El lado oscuro (Una vida oculta I): Me encantó el libro, creo que el final fue impactante, ese giro d...
izan en La lección de August (Wonder I): Está muy chulo :)...
Pn en El corredor del laberinto (El corredor del laberinto I): El único el único libro que me he terminado, jajajaja. ...
marcelino en La Declaración: Pues no sé si estará bien, pero promete mucho, gracias. ...
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras