Último número
Entrevistas
Sarah Dessen, autora de El fin de la historia, Déjate llevar y Primero pide perdón
Clara Cortés, autora de Clementine y Al final de la calle 118.
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

Anónimo era yo
VV. AA.

Montena
Reseñas de novedades El Templo#74 (febrero 2020)
Por Irene Vilsa
337 lecturas
«Anónimo fue casi siempre una mujer con la mano temblando al escribir y la voz quebrándose al leer». 
 
Margarita. Juana. Emilia. Rosalía. Alfonsina. Estos son los nombres de las cinco poetisas del libro. Cinco autoras siempre en segundo plano al lado de los poetas coetáneos. Es precisamente esto lo que ha querido reivindicar Bebi Fernández, autora que bajo el pseudónimo de @srtabebi ha incendiado las redes con sus poemarios Amor y asco, Indomable y su novela Memorias de una salvaje, en la tercera obra de su colección Bebi Edita: dar voz a tantas autoras olvidadas. Junto a Vindicación de los derechos de la mujer y Princesas y lobas, esta colección pretende, por una parte, recuperar clásicos con su punto de vista; por la otra, dar espacio a nuevas voces.
 
Fernández ha seleccionado cinco autoras que destacan por escribir sobre temas como la reivindicación de la figura de la mujer y la igualdad entre géneros, el amor o la poesía: Margarita Hickey, Sor Juana Inés de la Cruz, Emilia Pardo Bazán, Rosalía de Castro y Alfonsa Storni. Dedica una sección del libro a cada una de ellas, donde encontramos una corta biografía y una breve selección de sus poemas. En los márgenes de cada poema, podemos leer algunos comentarios de Fernández: algunos sobre el significado de ciertas metáforas, otros simplemente dando su opinión sobre algún tema del poema.
 
Aunque, si bien la selección es cuidada y acertada, la longitud de esta es demasiado corta: hay poco más de una veintena de poemas, y la mayoría de ellos tienen una corta extensión.
 
Además de las secciones dedicadas a cada autora, Fernández aporta su historia personal en el prólogo y el epílogo. En ellos, cuenta cómo, desde que era pequeña, se la menospreció por quererse dedicar a la escritura. Y es que la frase «¡Sácate esos pájaros de la cabeza!», unas palabras que le espetó una profesora en clase cuando tan solo tenía doce años, le sigue retumbando en la mente.
En El Templo nos gustaría saber qué te pareció este libro
Nombre
E-mail
Tags permitidos [b]Negrita[/b] [i]Cursiva[/i] [u]Subrayado[/u] [del]Tachado[/del] [q]Cita[/q] [spoiler]Texto[/spoiler]
Tu comentario

El Templo de las Mil Puertas no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus lectores.
Los spoilers deberán estar indicados en los comentarios en consideración a aquellos lectores que no hayan leído el libro.
¿Qué dicen nuestros lectores?
Agente Z en Ana de las tejas verdes: Es un gran libro y me encanta la colección....
Silvia Aguilera en Historia de Mix, de Max y de Mex: Quería comentarles que leí el libro (título que no conocía) y la ...
Crystal en Ciudad de hueso (Cazadores de sombras I): A mí el libro me ha encantado porque nos mete en un mundo de fant...
dany en Mentes poderosas (primera parte de la saga): Me gustó mucho, la verdad, pero Ruby es muy dramática, como se cr...
Tomás en Doneval: Un libro de la infancia que estoy dispuesto a volver a leer en es...
itzel hernández cruz en Las lágrimas de Naraguyá: Estuvo increíble el cuento, gracias. ...
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras
Último número