Último número
Entrevistas
Romina Garber, autora de Lobizona y la saga Zodíaco.
Tessa Gratton, autora de Blood Magic y Lady Hotspur.
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

El asesino de Alfas (primera parte de la saga)
Patricia García-Rojo

SM
Reseñas de novedades El Templo#78 (octubre 2020)
Por Pablo García
668 lecturas

Ningún perceptor sin familia; esa es la regla.

Viven entre nosotros, pero sus corazones laten a tres tiempos y sus sentidos están hiperdesarrollados. Solo unos pocos, los perceptores Alfa, dominan los cinco sentidos, y poseen la habilidad de someter a otros a su voluntad y liderar una familia.

Kate y su tío llevan toda la vida al margen del sistema, latiendo a ritmo humano y ocultándose de las familias. El día en que muere el primero de los Alfas, Kate revela accidentalmente su condición y es reclamada por los Galán. No le queda otra opción que convertirse en una más de la familia y esperar la oportunidad para deshacer su reclamo. Es la principal sospechosa de una serie de asesinatos, pero a la hora de la verdad el mayor obstáculo será el amor... y esa extraña sensación de pertenencia que empieza a crecer en su interior.

Aunque su título pueda sugerir una trama de misterio, en El asesino de Alfas los asesinatos son casi lo de menos. La intriga sucede de fondo y la protagonista permanece desconectada del conflicto durante buena parte de la novela, a la que le cuesta despertar interés durante el primer acto. Una vez superado este escollo, la trama coge carrerilla y se revelan más capas de lectura. Kate busca una fisura en el reclamo que la ata a los Galán pero, al mismo tiempo, encuentra en su nueva vida un espacio de crecimiento personal. Comienzan a desfilar ante el lector cuestiones relativas a la familia, la pertenencia y la libertad, tan vinculadas a nuestras propias estructuras sociales que generan una empatía inmediata.

En el mundo de los perceptores reina lo sensible. La muerte de un Alfa resuena con un estruendo metálico, la contemplación del arte puede resultar embriagadora y el sexo... el sexo es peligroso. Abandonarse al placer puede hacerte perder el control. Consciente de lo estimulante de la propuesta, la autora nos regala escenas que consiguen erizarnos la piel. Su sistema de magia no es demasiado profundo, y resulta tramposo cuando las habilidades de Kate progresan a conveniencia de la trama. Pero son esos momentos de lucimiento estilístico y derroche sensorial los que hacen justicia a la premisa de la novela. No es necesario que ocurra nada, solo tenemos que darnos la libertad de sentir.

Abre tus sentidos. No rechaces el reclamo. Y, sobre todo, mantente alerta. El asesino de Alfas acecha.

En El Templo nos gustaría saber qué te pareció este libro
Nombre
E-mail
Tags permitidos [b]Negrita[/b] [i]Cursiva[/i] [u]Subrayado[/u] [del]Tachado[/del] [q]Cita[/q] [spoiler]Texto[/spoiler]
Tu comentario

El Templo de las Mil Puertas no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus lectores.
Los spoilers deberán estar indicados en los comentarios en consideración a aquellos lectores que no hayan leído el libro.
¿Qué dicen nuestros lectores?
Isma en Las verdaderas confesiones de Charlotte Doyle: Yo lo leí solo porque lo mandaron en el instituto, pero la verda...
Nadie importante en Marina: Carlos Ruiz Zafón hizo muy buen trabajo con este libro, rebosado...
Aroha en El ponche de los deseos: Es un poco aburrido, pero si le pillas el truco, te va gustando m...
Bruno en El reino de los Tres Soles (El reino de las Tres Lunas II): A mí, al principio me estaba aburriendo, pero con el tiempo me e...
la loca es perfecta en El señor de las moscas: Muy buena reseña. ...
xd en Las máscaras de Omega (Luna y los Incorpóreos I): No me gusta nada este libro....
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras
Último número