Último número
Entrevistas
Pierdomenico Baccalario, autor de la saga Ulysses Moore, La Academia y Los zorros del desierto.
María Menéndez-Ponte, autora de El poso amargo del café, Nunca seré tu héroe, y Maldita adolescente.
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

El barón rampante
Italo Calvino

Siruela
#PostureoClásicos El Templo#48 (octubre 2015)
Por Carlota Echevarría
5.809 lecturas

A todos los niños les gusta trepar a los árboles. En 1767, el jardín de los Piovasco di Rondò se podía atravesar de punta a punta caminando por sus ramas, y también se podía llegar a cualquier sitio de la villa de Ombrosa de ese modo. Lo que diferencia a Cosimo de los demás niños es que él subió… pero no volvió a bajar.

En una familia llena de excéntricos (desde su madre, apodada la Generala, al Caballero Abogado Enea Silvio Carrega, que vivió en Turquía, según dicen, al servicio del sultán), Cosimo se lleva la palma. Aunque al principio su aventura parecía un capricho infantil, pasaron los días y después los meses, y Cosimo se fue adaptando cada vez más a la vida en los árboles.

El barón rampante está narrado por Biaggio, el hermano pequeño de Cosimo. En el momento en que transcurre la acción, Biaggio tiene ocho años, pero recuerda los acontecimientos siendo ya adulto, lo que le permite describir la situación y a los miembros de su familia de una forma certera, ingeniosa y mordaz.

La rebelión de Cosimo, que le lleva a subir a los árboles, no es más que el principio. Le esperan una serie de aventuras, que contrastan con la cotidianidad de la vida de su hermano pequeño. Cada miembro de la familia reacciona de un modo diferente a la situación del primogénito, pero el lector se siente identificado con Biaggio, que va experimentando preocupación, tristeza, envidia, alivio...

Italo Calvino logra que esta historia, tan surrealista, sea completamente creíble. La narración, fluida y muy cuidada, nos va mostrando al curioso elenco de personajes, las costumbres de la época y la peculiar vida del barón rampante.

En El Templo nos gustaría saber qué te pareció este libro
Nombre
E-mail
Tags permitidos [b]Negrita[/b] [i]Cursiva[/i] [u]Subrayado[/u] [del]Tachado[/del] [q]Cita[/q] [spoiler]Texto[/spoiler]
Tu comentario

El Templo de las Mil Puertas no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus lectores.
Los spoilers deberán estar indicados en los comentarios en consideración a aquellos lectores que no hayan leído el libro.
¿Qué dicen nuestros lectores?
Priscilla en El rebaño peligroso: ¡Hola! Se trata de un libro que se lee en un momento...
Priscilla en Ahora llega el silencio: ¡Hola! En una sociedad postapocalíptica donde el saq...
Lorenzo en Nunca seré tu héroe (primera parte de la saga): Es uno de los peores libros que he leído en mucho tiempo. Se not...
Kris en La materia oscura: Yo leí este libro cuando tenía 17 años (ahora tengo 32) y recuerd...
duiydhfhfgbdg en Skulduggery Pleasant: Derek, ¿por qué no te dan ya el premio al mejor escritor de la dé...
pepon en El mar: Estoy de acuerdo contigo, MarÍa Cristina, pero no hace falta que ...
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras
Último número