Último número
Entrevistas
Beatriz Osés, autora de la saga Erik Vogler y de la trilogía Albert Zimmer.
Renée Ahdieh, autora de la saga La ira y el amanecer y Hermosa eternidad.
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

Bartleby, el escribiente
Herman Melville

Austral
#PostureoClásicos El Templo#83 (agosto 2021)
Por Natalia Aróstegui
48 lecturas

La historia es tan sencilla como sorprendente. Wall Street, año 1853. El abogado que narra la novela contrata a Bartleby, un joven copista que, a pesar de su indiferencia «caballerosamente cadavérica», trabaja con diligencia y laboriosidad.

Sin embargo, todo cambia la mañana en la que el abogado encomienda al joven una tarea distinta a sus quehaceres habituales y él se niega a obedecer, acompañando su negativa con la famosa frase «Preferiría no hacerlo». No se enfurece y ni siquiera alza la voz; de hecho, lo hace con buenos modales, casi con delicadeza: prefiere no hacerlo, prefiere no ir al correo, prefiere no moverse de donde está.

Con estas tres palabras y las poquísimas páginas que orbitan a su alrededor, Herman Melville traza uno de los enigmas más inteligentes y retorcidos de la historia de la literatura. Más de cien años después, la motivación de Bartleby sigue envuelta por una ambigüedad indescifrable, en la que caben infinitas interpretaciones, tantas como lectores nuevos que se asomen a sus páginas.

A medio camino entre la afirmación y la negación, esta frase encierra en su aparente transparencia un largo abanico de lecturas: puede considerarse una crítica a la realidad laboral de entonces, y también una oda al nihilismo. Tampoco estarían equivocados los que ven en el copista el reflejo de un Herman Melville fracasado y desencantado con la vida, ni quienes opinan que la novela es, sencillamente, una comedia con toques surrealistas. En cualquier caso, hay algo innegable: un clásico lo es por su capacidad de transmitir una realidad atemporal, y una lectura actual de Bartleby, el escribiente no solo es posible; es, de hecho, inquietante por su cercanía, vigencia y lucidez.

Herman Melville creó a un personaje paradigmático, lleno de aristas, que no ha necesitado más que tres palabras para convertirse en un símbolo y en un referente en la historia de la literatura.

En El Templo nos gustaría saber qué te pareció este libro
Nombre
E-mail
Tags permitidos [b]Negrita[/b] [i]Cursiva[/i] [u]Subrayado[/u] [del]Tachado[/del] [q]Cita[/q] [spoiler]Texto[/spoiler]
Tu comentario

El Templo de las Mil Puertas no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus lectores.
Los spoilers deberán estar indicados en los comentarios en consideración a aquellos lectores que no hayan leído el libro.
¿Qué dicen nuestros lectores?
la loca es perfecta en El señor de las moscas: Muy buena reseña. ...
xd en Las máscaras de Omega (Luna y los Incorpóreos I): No me gusta nada este libro....
Adria Salvatella en 50 cosas sobre mí: Estaría perfecto si estuvieran todos los personajes....
Maria en Miedo (Mentira III): Me parece unos libros increíbles, con tantos sentimientos, tant...
Cynthia en Desconocidos: Me encantó. Solo me pidieron que buscara el resumen del libro, p...
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras