Último número
Entrevistas
Pierdomenico Baccalario, autor de la saga Ulysses Moore, La Academia y Los zorros del desierto.
María Menéndez-Ponte, autora de El poso amargo del café, Nunca seré tu héroe, y Maldita adolescente.
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

Bis
David Fernández Sifres, Jorge Gómez Soto

SM
Reseñas de novedades El Templo#58 (junio 2017)
Por Ricardo Cuesta
2.590 lecturas

Víctor y Martín son mejores amigos y han conocido a un par de chicas en un chat de Internet. Los cuatro han sido invitados a una fiesta secreta. Cuando llegan, dos seguratas los esperan en la puerta y los obligan a instalar una aplicación en sus móviles y registrarse con sus nombres. A partir de ese momento, si quieren entrar en la fiesta deben seguir tres reglas:

1. Tienes que acceder solo.

2. Si abandonas la fiesta, no puedes volver a entrar.

3. Diviértete.

En el momento en el que cruzan la entrada, una cuenta atrás aparece en sus móviles indicando que les quedan por delante tres horas de supuesto descontrol y diversión. Sin embargo, todo parece apuntar a que no van a ser tres horas especialmente agradables. La sensación de desconfianza aumenta aún más cuando ambos amigos no son capaces de encontrarse en la fiesta.

La historia está narrada desde ambos puntos de vista: la parte de Víctor, en primera persona; la de Martín, en segunda persona. Es cierto que no estamos muy acostumbrados a narradores en segunda persona; sin embargo, en este caso encaja sin problemas con la historia que cuenta el libro, pues nos mete de lleno en la fiesta. Además, los diferentes narradores reflejan a la perfección la personalidad de cada protagonista. Víctor es un chico extrovertido, confiado y aventurero, con ganas de pasar una de las mejores noches de su vida. En cambio, Martín es más tímido y racional, preocupado desde el primer momento por dar con su amigo.

La ambientación es quizá uno de los mejores aspectos de la novela. Todo está cuidado al detalle para originar una atmósfera de tensión, misterio y secretismo que transmite sin problemas esa sensación paranoica que están viviendo los dos amigos. Un ejemplo de ello son las canciones que suenan durante la fiesta, cuyas letras invitan desde el principio a la sospecha.

Así es Bis, una novela escrita a cuatro manos, que te invitará a una lectura de la que, al contrario que sus protagonistas, no querrás escapar.

En El Templo nos gustaría saber qué te pareció este libro
Nombre
E-mail
Tags permitidos [b]Negrita[/b] [i]Cursiva[/i] [u]Subrayado[/u] [del]Tachado[/del] [q]Cita[/q] [spoiler]Texto[/spoiler]
Tu comentario

El Templo de las Mil Puertas no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus lectores.
Los spoilers deberán estar indicados en los comentarios en consideración a aquellos lectores que no hayan leído el libro.
¿Qué dicen nuestros lectores?
Priscilla en El rebaño peligroso: ¡Hola! Se trata de un libro que se lee en un momento...
Priscilla en Ahora llega el silencio: ¡Hola! En una sociedad postapocalíptica donde el saq...
Lorenzo en Nunca seré tu héroe (primera parte de la saga): Es uno de los peores libros que he leído en mucho tiempo. Se not...
Kris en La materia oscura: Yo leí este libro cuando tenía 17 años (ahora tengo 32) y recuerd...
duiydhfhfgbdg en Skulduggery Pleasant: Derek, ¿por qué no te dan ya el premio al mejor escritor de la dé...
pepon en El mar: Estoy de acuerdo contigo, MarÍa Cristina, pero no hace falta que ...
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras
Último número