Último número
Entrevistas
Romina Garber, autora de Lobizona y la saga Zodíaco.
Tessa Gratton, autora de Blood Magic y Lady Hotspur.
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

La calle Andersen
Sofía Rhei, Marian Womack

La Galera
Reseñas de novedades El Templo#45 (abril 2015)
Por Nerea Marco
5.112 lecturas

 

Desde que Kay y Gerda volvieron de su aventura con la Reina de las Nieves, Kay no ha sido exactamente el mismo. Es algo más frío, distante, y siempre ve lo peor en la gente. Kay reparte periódicos en Copenhague para mantenerse a él y a su abuela, y su amiga Gerda le suele ayudar en la tarea. Un día, ayudan a la joven y reservada Adda, que vende cerillas en la calle, a escapar de unos maleantes que querían llevársela, y allí empieza el misterio de este libro: ¿quién está secuestrando a los niños pobres de las calles de Copenhague? ¿Qué quieren hacer con ellos?

Junto a la pequeña Adda, Kay y Gerda conocen al joven Joachim, de clase alta, el mayor de este cuarteto de protagonistas que se harán pronto amigos y se pondrán manos a la obra para intentar resolver este misterio.

Los cuatro personajes protagonistas unen sus fuerzas para averiguar quién está secuestrando a los niños y para qué los quiere. Kay consiguió regresar, con ayuda de Gerda, de su aventura con la Reina de las Nieves, pero le afectó y ahora puede ver lo peor en las personas; los bolsillos de Gerda están llenos de objetos útiles y ella siempre tiene una palabra amable para todos; las cerillas que vende Adda encierran una luz especial y a Joachim se le pueden pasar las horas sin darse cuenta creando artilugios y objetos ingeniosos.

La combinación de personajes con características tan diferentes y la ambientación del libro, en la Copenhague del siglo XIX, en plena revolución industrial, crean una trama interesante, en la que podemos encontrar referencias a cuentos de hadas tradicionales, elementos steampunk y descripciones que hacen que el lector pueda imaginar los autómatas que se describen en la novela. Otra opción, además de imaginárselos, es disfrutar de las preciosas ilustraciones interiores de Lola Rodríguez, que también ha diseñado la portada. El libro está escrito a cuatro manos por Sofía Rhei y Marian Womack, con una edición cuidada, en la que al inicio de cada capítulo se puede ir viendo cómo se construye un autómata-cuervo que será relevante en la trama.

Los autómatas y los avances científicos de la época están presentes en La calle Andersen. Únete a Kay, Gerda, Adda y Joachim y adéntrate en una aventura en la Copenhague del siglo XIX.

¿Qué opinan nuestros lectores?
zixu
2019-12-09 15:25:26
Es un libro muy aburrido, es mejor que no lo leáis, es para perder el tiempo. Adiós, que paséis un buen día, nada más, no os molesto más.
Mary
2021-08-13 15:11:38
Me ha gustado muchísimo, es muy divertido y muy entretenido. Recomendable para niños de 12 años.
En El Templo nos gustaría saber qué te pareció este libro
Nombre
E-mail
Tags permitidos [b]Negrita[/b] [i]Cursiva[/i] [u]Subrayado[/u] [del]Tachado[/del] [q]Cita[/q] [spoiler]Texto[/spoiler]
Tu comentario

El Templo de las Mil Puertas no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus lectores.
Los spoilers deberán estar indicados en los comentarios en consideración a aquellos lectores que no hayan leído el libro.
¿Qué dicen nuestros lectores?
Isma en Las verdaderas confesiones de Charlotte Doyle: Yo lo leí solo porque lo mandaron en el instituto, pero la verda...
Nadie importante en Marina: Carlos Ruiz Zafón hizo muy buen trabajo con este libro, rebosado...
Aroha en El ponche de los deseos: Es un poco aburrido, pero si le pillas el truco, te va gustando m...
Bruno en El reino de los Tres Soles (El reino de las Tres Lunas II): A mí, al principio me estaba aburriendo, pero con el tiempo me e...
la loca es perfecta en El señor de las moscas: Muy buena reseña. ...
xd en Las máscaras de Omega (Luna y los Incorpóreos I): No me gusta nada este libro....
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras
Último número