Último número
Entrevistas
Pierdomenico Baccalario, autor de la saga Ulysses Moore, La Academia y Los zorros del desierto.
María Menéndez-Ponte, autora de El poso amargo del café, Nunca seré tu héroe, y Maldita adolescente.
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

Chicas de papel y de fuego (primera parte de la saga)
Natasha Ngan

Puck
Reseñas de novedades El Templo#72 (octubre 2019)
Por Daniel Renedo
213 lecturas

Tres son las castas en las que se divide la población del reino de Ikhara: la de papel, la de acero y la de la Luna. Según los antiguos mitos de las Escritura Mae, sin embargo, al principio, todos los habitantes pertenecían a la de papel, y solo unos pocos se atrevieron a dejarse mojar por la lluvia que portaba los colores soñados por los regidores celestiales.

Pertenecer a la casta de papel equivale a ser completamente humano, mientras que hacerlo a la de la Luna supone ser completamente demonio. Los pertenecientes a la de acero, no obstante, están justo en el medio; son la hibridación de la casta superior —la de la Luna— con la inferior —la de papel—. Pero a todos ellos los gobierna un mismo rey, el Rey Demonio, y por y para él existen las Chicas de Papel: cada año, ocho chicas pertenecientes a la casta más baja son elegidas y llevadas al Palacio Escondido de Han. Allí, son entrenadas en distintas disciplinas, de las cuales la del «ye» (sexo) es sin duda la más importante, pues su cometido no es otro que ejercer de concubinas.

Este año, los hombres del Rey Demonio se presentan, como ya lo hicieron hace siete, en casa de la humilde familia de Lei para robarles. La primera vez se llevaron a su madre, esta vez la quieren a ella. Lei es la «afortunada» novena Chica de Papel. Sus ojos dorados son la razón: ojos de demonio en el cuerpo de una chica cualquiera de la casta de papel.

Chicas de papel y de fuego es la tercera novela de Natasha Ngan, autora inglesa de ascendencia chino-malaya, y está ambientada en un mundo de fantasía de influencia asiática. Este inicio de trilogía empieza con la premisa de tantas otras obras de temática palaciega, pero rápidamente opta por tomar un camino distinto: ni es una competición (entre mujeres), ni la protagonista se va a enamorar del rey. De hecho, Lei se va a enamorar de otra concubina. Es dicha tensión amorosa, añadida a la tensión por la situación en la que se encuentran las nueve chicas (y por las amenazas externas), lo que obliga a que quien la lea no pueda parar, por feas que se pongan las cosas.

Chicas de papel y de fuego no es un libro fácil de leer —antes de empezar, se nos advierte de que la novela contiene escenas de violencia y abuso sexual—, pero es, no obstante, una novela valiente por los temas que trata, y, ya solo por eso, merece ser leída.

En El Templo nos gustaría saber qué te pareció este libro
Nombre
E-mail
Tags permitidos [b]Negrita[/b] [i]Cursiva[/i] [u]Subrayado[/u] [del]Tachado[/del] [q]Cita[/q] [spoiler]Texto[/spoiler]
Tu comentario

El Templo de las Mil Puertas no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus lectores.
Los spoilers deberán estar indicados en los comentarios en consideración a aquellos lectores que no hayan leído el libro.
¿Qué dicen nuestros lectores?
blibliblu en Juegos inocentes juegos: Sin comentarios....
Paco mermela frijoles en El chico de la flecha: Vaya rollo de libro....
Alex en El naranjo que se murió de tristeza: Gracias por los hacks....
asdasdasdasd en Hush, hush: No me gustó, muy simple....
luis en El libro de la selva: Es muy chévere....
algo en 50 cosas sobre mí: Me ha encantado. ...
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras
Último número