Último número
Entrevistas
Gabriella Campbell, autora de El fin de los sueños y La noche del espectro.
África Vázquez, autora de las bilogías La ciudad de los ladrones y El club de los miércoles
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

Las chicas
Emma Cline

Anagrama
¿Solo para adultos? El Templo#66 (octubre 2018)
Por Natalia Aróstegui
1.314 lecturas

California, 1969.

Como toda adolescente, Evie está buscando su sitio. Ya no se siente cómoda con sus amigas de siempre y las riñas con su madre son constantes. Por eso pasa tanto tiempo sola, preguntándose hacia dónde debe ir. Es durante uno de sus paseos solitarios cuando se fija en un grupo de chicas radiantes de felicidad que transmiten con sus pies descalzos y sus melenas despeinadas la libertad que Evie tanto ansía: «Volví la mirada por las risas, y seguí mirando por las chicas».

Así empieza la historia de Evie, que se sumergirá en un mundo que retrata el apogeo hippie de la época. Deslumbrada por el profeta de la comuna, el resto de las chicas y el ambiente despreocupado que se respira en el grupo, Evie es incapaz de ver la suciedad del rancho en el que viven, la veneración tóxica que el líder de la comunidad les exige, el peligro de consumir drogas… y el destino fatal al que conduce la combinación de todo ello.

Las chicas toma como telón de fondo la secta dirigida por Charles Manson y el célebre asesinato múltiple de Sharon Tate y otras cuatro personas, concebido por Manson y ejecutado por cuatro de sus seguidores: tres chicas y un chico. No obstante, la clave de la novela reside en que estos aspectos actúan como un mero telón de fondo en el que las verdaderas protagonistas son las chicas. La obra nos propone un inteligente retrato de la adolescencia femenina: la mirada ingenua de Evie, incapaz de interpretar las señales de alerta que hay a su alrededor, es fruto de la urgencia adolescente por forjar una identidad adulta consistente.

Destaca, además, el interesante juego narrativo de la obra, que nos permite conocer a una Evie adulta, una mujer asustadiza y solitaria que se esconde en lugares oscuros, como si ese verano la hubiera dejado estancada en la adolescente insegura y con baja autoestima que era. La voz de Evie, muy bien recogida por la traducción de Inga Pellisa, es sin duda uno de los mayores atractivos de la novela.

La construcción de la identidad y la adolescencia femenina de Emma Cline nos hace pensar que los cincuenta años de distancia entre estas chicas y nosotras no sean tan lejanos.

En El Templo nos gustaría saber qué te pareció este libro
Nombre
E-mail
Tags permitidos [b]Negrita[/b] [i]Cursiva[/i] [u]Subrayado[/u] [del]Tachado[/del] [q]Cita[/q] [spoiler]Texto[/spoiler]
Tu comentario

El Templo de las Mil Puertas no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus lectores.
Los spoilers deberán estar indicados en los comentarios en consideración a aquellos lectores que no hayan leído el libro.
¿Qué dicen nuestros lectores?
Luz María Rivero en Un beso en París (primera parte de la saga): Me encantó, pero me habría gustado más si fuera más largo. Aun a...
MJA en Un beso en París (primera parte de la saga): Ei!! Os recomiendo este libro porque es muy interesante. Des...
vale en El violín negro: nos super encanto la reseña por la intriga que te deja.y nos enca...
ALBERTO VALDIVIA PORTUGAL en El retrato de Dorian Gray: El Retrato de Dorian Gray, lo he leído varias veces en diferentes...
Eilin Ramos en Dare me: Fue bonito mientras nadie murió: Me gustaría leer el libro entero :(...
Gaby en Memorias de un amigo imaginario: Realmente disfruté leer este libro. Me llamó la atención en una f...
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras
Último número