Último número
Entrevistas
Pierdomenico Baccalario, autor de la saga Ulysses Moore, La Academia y Los zorros del desierto.
María Menéndez-Ponte, autora de El poso amargo del café, Nunca seré tu héroe, y Maldita adolescente.
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

El chico que nadaba con las pirañas
David Almond

Bambú
¿Solo para niños? El Templo#57 (abril 2017)
Por Gabriela Portillo
2.888 lecturas

Stanley Potts tiene un corazón de oro. Quizás por eso se solidariza tanto con los pececitos dorados que subastan en la feria, hasta el punto de que hace lo imposible por llevárselos a casa. Aunque llamar casa al lugar en el que vive es ser un poco optimista.

Desde que despidieron a su tío Ernie de la fábrica, este se ha vuelto loco, y ha decidido montar una empresa: una fábrica de enlatar pescado en su propio hogar. No parece que sea el ambiente más adecuado para cuidar una docena de peces...

Entre las condiciones precarias en las que viven, que atraen a unos peculiares y malhumorados inspectores, y el trabajo exhaustivo al que se someten, la tensión aumenta día a día. Hasta que la situación estalla y Stanley decide abandonar a sus tíos para unirse a los feriantes. A pesar de su aspecto enclenque, se gana el cariño de muchos: Dostoyevski, su hija Nitasha, e incluso el gran Pancho Pirelli, domador de pirañas. Porque Stan parece poseer un vínculo especial con los peces, y todos lo quieren a su lado.

David Almond nos sumerge en una ambientación cotidiana —un pueblo costero y una feria ambulante— muy lograda, en la que destaca aún más lo surrealista de la trama. La historia tiene ese punto onírico que sirve para abordar temas complejos y que tan bien funciona en las novelas infantiles, como ya demostró John Boyne. Puede parecer que se evitan, pero al final nos damos cuenta de que se han tratado con una sensibilidad distinta y con la misma profundidad.

La novela se redondea con una escritura imaginativa, al más puro estilo Roald Dahl, en la que el narrador hace jugar al lector, además de con unos secundarios pintorescos que no se olvidan fácilmente y unas ilustraciones magníficas de Oliver Jeffers.

No tengas miedo, los libros infantiles no son como las pirañas: no muerden. Si acaso te golpearán con una ola de sentimientos y emociones que creías olvidadas, y harán que aparezcan unas sospechosas gotas de agua salada en tus ojos.

¿Qué opinan nuestros lectores?
ambar bustamante
2018-09-12 01:07:31
Me sirvió de mucho el resumen.
En El Templo nos gustaría saber qué te pareció este libro
Nombre
E-mail
Tags permitidos [b]Negrita[/b] [i]Cursiva[/i] [u]Subrayado[/u] [del]Tachado[/del] [q]Cita[/q] [spoiler]Texto[/spoiler]
Tu comentario

El Templo de las Mil Puertas no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus lectores.
Los spoilers deberán estar indicados en los comentarios en consideración a aquellos lectores que no hayan leído el libro.
¿Qué dicen nuestros lectores?
Priscilla en El rebaño peligroso: ¡Hola! Se trata de un libro que se lee en un momento...
Priscilla en Ahora llega el silencio: ¡Hola! En una sociedad postapocalíptica donde el saq...
Lorenzo en Nunca seré tu héroe (primera parte de la saga): Es uno de los peores libros que he leído en mucho tiempo. Se not...
Kris en La materia oscura: Yo leí este libro cuando tenía 17 años (ahora tengo 32) y recuerd...
duiydhfhfgbdg en Skulduggery Pleasant: Derek, ¿por qué no te dan ya el premio al mejor escritor de la dé...
pepon en El mar: Estoy de acuerdo contigo, MarÍa Cristina, pero no hace falta que ...
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras
Último número