Último número
Entrevistas
César Mallorquí, autor de La isla de Bowen y la trilogía de Las crónicas del parásito.
Pierdomenico Baccalario, autor de la saga Ulysses Moore, La Academia y Los zorros del desierto.
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

Cómo robar un banco
Tom Mitchell

Harper Collins
Reseñas de novedades El Templo#74 (febrero 2020)
Por Marta Álvarez
131 lecturas

«Hay quien atraca bancos por codicia. Otros disfrutan con el subidón de adrenalina. ¿Yo? Yo atraqué un banco por sentimiento de culpa. Más en concreto, sentimiento de culpa y una vela con aromas del Nepal».

A Dylan ni siquiera se le había pasado por la cabeza que tuviera que hacerle un regalo de cumpleaños a Beth, su mejor amiga, hasta que el petardo de Harry mencionó que él sí le había comprado algo. Y claro, Dylan no va a ser menos que ese idiota, así que improvisa un regalo. Pero, como descubrirá más adelante, la improvisación no es su fuerte, y puede traer consigo terribles consecuencias. ¿La primera de ellas? Que su regalo, una vela aromática, provoca un incendio en la casa de Beth y la reduce a cenizas.

Resulta que los padres de su amiga no estaban tan forrados como parecía, porque no tienen dinero para pagar una nueva casa. Si no consiguen unos cuantos miles de libras en un par de semanas, tendrán que mudarse con la tía de Beth. A otra ciudad. A otro instituto. Sin Dylan.

Él, lógicamente, se siente fatal. Está dispuesto a hacer cualquier cosa con tal de ayudar a Beth y, ejem, evitar que mude para siempre y eso. Cualquier cosa. Hasta robar un banco.

¿A quién no le gusta una buena película de atracos? Dylan se las conoce todas, pero es muy consciente de que él no es George Clooney y que su vida no es Ocean’s Eleven. Como bien demuestra su lograda voz narrativa, nuestro protagonista es un quinceañero normal y corriente: mete la pata, no dispone de dinero ni de recursos, tiene que preocuparse por sus padres además de por la policía… pero, aun así, está decidido a robar un banco. Ese choque entre lo cotidiano de su vida y lo estrafalario de su misión es lo que le da el encanto particular a esta historia.

Con la premisa disparatada del middle-grade más divertido y el descaro de una buena comedia juvenil, Cómo robar un banco es justo lo que promete: una historia entretenida, con emoción, humor y, por supuesto, algún que otro intento de atraco. Ahora bien, ¿llegará ese atraco a buen puerto? ¡Tendrás que leer la novela para descubrirlo!

En El Templo nos gustaría saber qué te pareció este libro
Nombre
E-mail
Tags permitidos [b]Negrita[/b] [i]Cursiva[/i] [u]Subrayado[/u] [del]Tachado[/del] [q]Cita[/q] [spoiler]Texto[/spoiler]
Tu comentario

El Templo de las Mil Puertas no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus lectores.
Los spoilers deberán estar indicados en los comentarios en consideración a aquellos lectores que no hayan leído el libro.
¿Qué dicen nuestros lectores?
Marie en El soñador desconocido (primera parte de la saga): Uno de los mejores libros que he leído. Laini es y será por siemp...
Rogelio en Se vende mamá: Está muy bueno el resumen. ...
Yo en Resurrección: Me ha gustado bastante. :) ;)...
Yoseba jartangas en El cuaderno de Aroha: Si lo leeis perderéis el tiempo....
Tere Tiznado en Naturaleza salvaje (primera parte de la saga): Hola, compré la saga completa en una sola exhibición sin saber mu...
maria paula en Alguien está mintiendo: El libro es muy bueno, me gustó bastante. ...
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras
Último número