Último número
Entrevistas
Costa Alcalá, autores de La Segunda Revolución.
Margaret Stohl, coautora de Hermosas criaturas y guionista de La Capitana Marvel.
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

Como yo lo veo
Will Davies

Kailas
Reseñas de novedades El Templo#7 (diciembre 2008)
Por Pablo C. Reyna (Cronista)
6.816 lecturas

Galardonada con el Premio Betty Trask de Novela (que suena bien, aunque el premio no se conozca de nada), Como yo lo veo es una novela que nos trae a la mente todos esos clásicos de jóvenes inconformistas, como El guardián entre el centeno o Rebeldes, solo que esta vez el protagonista es homosexual. Un detalle que podría cambiarlo todo, y sin embargo conserva la esencia.

A Jaz le gustan los hombres, pero esa no es su mayor preocupación. Si a sus padres les preocupa, allá ellos, que él tiene cosas más importantes que hacer. Acompañado por su amiga Al, “destinada a ser bollera”, los problemas en el instituto se suceden día tras día. Lo mismo da si le acosan por ser gay que si su profesor de Geografía se las da de guardián de la discoteca de ambiente: él los envía a todos a la mierda, que uno ya tiene suficiente con ser adolescente.

Y es que los problemas no terminan en el instituto, en casa espera otra tanda. Sus padres son como la definición de “Ok, vale, haced el favor de divorciaros”, su hermana, “la monja”, parece haber entrado a formar parte de una secta religiosa que cree que lo mejor que le puede pasar a los homosexuales es arder por toda la eternidad en el infierno y purgar así sus pecados y por si eso no fuera poco, su abuela ahora vive con ellos y se ha quedado con su cuarto. Hogar dulce hogar.

Como yo lo veo es una historia mordaz, con giros interesantes, donde lo mejor de todo es que su autor huye de la “novela gay” (lo obvio, cuando el protagonista es homosexual) para trabajar en una historia sobre la adolescencia, con todas sus aristas; una novela que gustará a todo el público por igual, sea cual sea su orientación, y es que hay que ponerse en la piel de Jaz para ver el mundo con su naturalidad característica. Si alguien no está de acuerdo, que le jodan. No hay mejor forma de describir este libro.

En El Templo nos gustaría saber qué te pareció este libro
Nombre
E-mail
Tags permitidos [b]Negrita[/b] [i]Cursiva[/i] [u]Subrayado[/u] [del]Tachado[/del] [q]Cita[/q] [spoiler]Texto[/spoiler]
Tu comentario

El Templo de las Mil Puertas no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus lectores.
Los spoilers deberán estar indicados en los comentarios en consideración a aquellos lectores que no hayan leído el libro.
¿Qué dicen nuestros lectores?
El dador de recuerdos en Si decido quedarme (Si decido quedarme I): Un libro que nos enseña mucho sobre la vida, y no solo en situaci...
Laia en La lección de August (Wonder I): Me encantó el libro, me he leído el libro y también he visto la p...
Jonathan en La historia interminable: Considero La historia interminable un libro imprescindible...
iker alvarez en La Casa del Miedo: Me ha gustado el libro....
txatxe en Insu-Pu: la isla de los niños perdidos: Me mandaron comprarlo para la clase en Mercedarias y lo que no en...
Nepe en La lección de August (Wonder I): El libro me encantó, lo recomiendo mucho y muy buena reseña. ...
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras