Último número
Entrevistas
Pierdomenico Baccalario, autor de la saga Ulysses Moore, La Academia y Los zorros del desierto.
María Menéndez-Ponte, autora de El poso amargo del café, Nunca seré tu héroe, y Maldita adolescente.
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

Un cóndor en Madrid
Paloma Muiña

Edelvives
¿Solo para niños? El Templo#42 (octubre 2014)
Por Rocío Carrillo
4.943 lecturas

Manu y Adriana son vecinos, compañeros de clase y, sobre todo, amigos. Manu suele pasar las tardes en casa de Adriana. Allí descubre las costumbres de Ecuador, de donde es originaria la familia de su amiga.

Un buen día conocerá a Papi Ángel, su abuelo, un hombre que siente añoranza por su país, y acompañará a Adriana a descubrir el misterio que esconde el ático. Dos acontecimientos que harán que nada vuelva a ser como antes.

En apenas ciento treinta páginas, la autora nos muestra la visión infantil e inocente de dos niños a la hora de enfrentarse a ciertos problemas impropios de su edad. No importa que procedan de distintos países o que tengan distintas culturas: lo único importante es la amistad.

Aunque las personalidades de cada uno son claramente distintas —Manu quiere dejar de tener miedo y Adriana es valiente y decidida—, ambas se complementan. Son la combinación perfecta para una historia tierna y sin maldad.

Paloma Muiña ha sabido plasmar la cultura ecuatoriana introduciendo expresiones, costumbres y hasta la gastronomía propia del país. Todo un acierto que hace la historia más real y más cercana al lector.

Además, la lectura viene acompañada de las ilustraciones, en tonos fríos y otoñales, de Mercè López. Si a esto le añadimos la narración en primera persona desde el punto de vista de Manu, tenemos una historia perfecta para leer durante las tardes de otoño que están por venir.

Un cóndor en Madrid es una historia entrañable que Paloma Muiña ha sabido contar con delicadeza y ternura. La novela fue ganadora de la vigésima quinta edición del Premio Ala Delta, convocado por la editorial Edelvives. Un merecido premio para una historia que disfrutarán los más pequeños por las aventuras que viven sus protagonistas, pero que también deleitará a los mayores. Su lectura les hará recordar que, cuando eran niños, los problemas no eran problemas, sino simples obstáculos para llegar a la felicidad.

En El Templo nos gustaría saber qué te pareció este libro
Nombre
E-mail
Tags permitidos [b]Negrita[/b] [i]Cursiva[/i] [u]Subrayado[/u] [del]Tachado[/del] [q]Cita[/q] [spoiler]Texto[/spoiler]
Tu comentario

El Templo de las Mil Puertas no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus lectores.
Los spoilers deberán estar indicados en los comentarios en consideración a aquellos lectores que no hayan leído el libro.
¿Qué dicen nuestros lectores?
Priscilla en El rebaño peligroso: ¡Hola! Se trata de un libro que se lee en un momento...
Priscilla en Ahora llega el silencio: ¡Hola! En una sociedad postapocalíptica donde el saq...
Lorenzo en Nunca seré tu héroe (primera parte de la saga): Es uno de los peores libros que he leído en mucho tiempo. Se not...
Kris en La materia oscura: Yo leí este libro cuando tenía 17 años (ahora tengo 32) y recuerd...
duiydhfhfgbdg en Skulduggery Pleasant: Derek, ¿por qué no te dan ya el premio al mejor escritor de la dé...
pepon en El mar: Estoy de acuerdo contigo, MarÍa Cristina, pero no hace falta que ...
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras
Último número