Último número
Entrevistas
Pierdomenico Baccalario, autor de la saga Ulysses Moore, La Academia y Los zorros del desierto.
María Menéndez-Ponte, autora de El poso amargo del café, Nunca seré tu héroe, y Maldita adolescente.
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

La cuchara menguante
Sam Kean

Anaya
Reseñas de novedades El Templo#68 (febrero 2019)
Por Carlota Echevarría
1.382 lecturas

Si sabes algo de química, te sonará Mendeléiev. ¿Sabías que su madre cabalgó dos mil kilómetros para llevarlo a la universidad de Moscú? Por suerte lo aceptaron y se convirtió en un químico brillante. Ordenó la tabla periódica tal y como la conocemos hoy día y, aunque se confundió en algunos datos y dejó muchos huecos incompletos, se le considera su creador.

A través de la historia de la tabla periódica, Sam Kean da a conocer multitud de anécdotas sobre su creación, los científicos que colaboraron en ella y curiosidades sobre sus elementos. Nos cuenta, por ejemplo, que a -271º, el helio se convierte en un superfluido y desafía las leyes de la gravedad. O que Nabucodonosor se volvió loco porque la pintura de su palacio contenía antimonio, un semimetal que no se supo que era venenoso hasta muchos siglos después.

La tabla periódica ha dado lugar a grandes momentos de la historia, de los que estar orgulloso, pero también ha sido testigo de muchas injusticias. Maria Goeppert-Mayer, que estableció las leyes de la probabilidad por las que se rige el núcleo de los átomos, no recibía dinero por su trabajo, por ser mujer. En 1963, un periódico celebró su Premio Nobel con el siguiente titular: «Madre de San Diego gana el Premio Nobel».

Aunque, sin duda, la mayor inmoralidad que nos ha dado la tabla de los elementos es la bomba atómica. Las dos guerras mundiales conllevaron muchos avances en la ciencia, pero también descubrimientos terribles como este. Y, si bien algunos científicos lamentaron haberla creado, otros siguieron sus investigaciones, fascinados por el poder de la radiactividad.

La cuchara menguante da un contexto a esa tabla casi incomprensible con la que todos hemos tenido que enfrentarnos en nuestra vida escolar. Igual que asociamos el helio con los globos, Sam Kean tiene una anécdota interesante sobre muchos datos más. La cuchara menguante no solo es una herramienta estupenda para animar las clases de química: es un libro fascinante para los amantes de la ciencia, capaz de interesar hasta a los que le tienen manía a la tabla periódica.

¿Qué opinan nuestros lectores?
David González
2019-05-25 18:54:38
Una lección de química fascinante, como no encontrarás en ninguna clase de química. Podrás conocer la historia de esas personas que hicieron la química tal y como la conocemos hoy, decenas de anécdotas divertidas sobre sus vidas y sus descubrimientos. Después de leer este libro, los secretos de la química serán menos secretos y mucho más fáciles de entender. Clarificador y muy entretenido. Una delicia que te hará enamorarte de la ciencia.
En El Templo nos gustaría saber qué te pareció este libro
Nombre
E-mail
Tags permitidos [b]Negrita[/b] [i]Cursiva[/i] [u]Subrayado[/u] [del]Tachado[/del] [q]Cita[/q] [spoiler]Texto[/spoiler]
Tu comentario

El Templo de las Mil Puertas no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus lectores.
Los spoilers deberán estar indicados en los comentarios en consideración a aquellos lectores que no hayan leído el libro.
¿Qué dicen nuestros lectores?
Priscilla en El rebaño peligroso: ¡Hola! Se trata de un libro que se lee en un momento...
Priscilla en Ahora llega el silencio: ¡Hola! En una sociedad postapocalíptica donde el saq...
Lorenzo en Nunca seré tu héroe (primera parte de la saga): Es uno de los peores libros que he leído en mucho tiempo. Se not...
Kris en La materia oscura: Yo leí este libro cuando tenía 17 años (ahora tengo 32) y recuerd...
duiydhfhfgbdg en Skulduggery Pleasant: Derek, ¿por qué no te dan ya el premio al mejor escritor de la dé...
pepon en El mar: Estoy de acuerdo contigo, MarÍa Cristina, pero no hace falta que ...
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras
Último número