Último número
Entrevistas
Costa Alcalá, autores de La Segunda Revolución.
Margaret Stohl, coautora de Hermosas criaturas y guionista de La Capitana Marvel.
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

Dailan Kifki
María Elena Walsh

Siruela
¿Solo para niños? El Templo#12 (octubre 2009)
Por Pablo C. Reyna (Cronista)
22.763 lecturas

Siruela no es de las que engaña, y advierte que su colección Las Tres Edades es de ocho años en adelante. ¿Por qué, sin embargo, Dailan Kifki tenía toda la pinta de ser un libro infantil? ¿Sería el título, absolutamente incomprensible? ¿O esa cubierta en negativo, que poco tiene que ver con Gerónimos Stilton y Bat-Pats?

Quien se sumerge en esta novela de la argentina María Elena Walsh sabe que se encuentra ante algo distinto a lo habitual. La autora, poco o nada conocida en España, es muy popular en su país natal donde ha escrito numerosos cuentos y también canciones infantiles como Manuelita, que inspiró la película de animación estrenada en 2000. María Elena Walsh es una auténtica maestra de la rima, y ese sonido cantarín alcanza hasta las páginas de sus libros. Con 259 de extensión, Dailan Kifki merece ser considerado algo más que cuento.

La protagonista se proponía salir a pasear a su geranio cuando se topó con un elefante en el umbral. Así es como conoce a Dailan Kifki, que un extraño ha encomendado a su cuidado, y con el que vive historias de lo más divertidas. No es fácil contentar a un animal tan grande, y las cosas se vuelven más complicadas cuando a éste le da por pasear con unas alas de juguete… y no regresa a tiempo para su sopita de avena.

Con un puñado de personajes alocados, situaciones absurdas y un lenguaje cuidado con precisión (a lo que se suma la conservación de los argentinismos, un acierto del editor. Por si las dudas, definición en la nota al pie), Dailan Kifki es un libro que todo lector adulto lamenta no haber leído de niño. Y a la vez, e igual que con otros clásicos como El Principito, se hace la pregunta inevitable: ¿lo habría disfrutado igual?

Si a eso se le suman las ilustraciones a dos tonos de Vilar, y unas cubiertas tan estilosas (aunque poco infantiles) como las del resto de la colección, este libro es un imprescindible de toda estantería de bien. Vuelve a tus años de niño con Dailan Kifki.

En El Templo nos gustaría saber qué te pareció este libro
Nombre
E-mail
Tags permitidos [b]Negrita[/b] [i]Cursiva[/i] [u]Subrayado[/u] [del]Tachado[/del] [q]Cita[/q] [spoiler]Texto[/spoiler]
Tu comentario

El Templo de las Mil Puertas no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus lectores.
Los spoilers deberán estar indicados en los comentarios en consideración a aquellos lectores que no hayan leído el libro.
¿Qué dicen nuestros lectores?
El dador de recuerdos en Si decido quedarme (Si decido quedarme I): Un libro que nos enseña mucho sobre la vida, y no solo en situaci...
Laia en La lección de August (Wonder I): Me encantó el libro, me he leído el libro y también he visto la p...
Jonathan en La historia interminable: Considero La historia interminable un libro imprescindible...
iker alvarez en La Casa del Miedo: Me ha gustado el libro....
txatxe en Insu-Pu: la isla de los niños perdidos: Me mandaron comprarlo para la clase en Mercedarias y lo que no en...
Nepe en La lección de August (Wonder I): El libro me encantó, lo recomiendo mucho y muy buena reseña. ...
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras