Último número
Entrevistas
Sarah Dessen, autora de El fin de la historia, Déjate llevar y Primero pide perdón
Clara Cortés, autora de Clementine y Al final de la calle 118.
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

Dare me: Fue bonito mientras nadie murió
Megan Abbott

Nube de tinta
Reseñas de novedades El Templo#77 (agosto 2020)
Por Carlota Echevarría
51 lecturas

«Ha pasado una cosa, Addy. Una cosa mala».

Oscuridad. Olor a lejía. Y un mechón de pelo que se entrelaza con la alfombra y se oculta tras el sofá.

Para comprender cómo ha terminado Addy en la escena de un crimen, tenemos que retroceder cuatro meses, al día en que llegó la nueva entrenadora de las animadoras. Antes, Beth era la capitana, Addy era su mejor amiga, y parecía que con eso fuera suficiente. Ahora, Beth es insaciable y su amistad, retorcida y complicada como ella.

Antes, las animadoras eran chicas guapas que agitaban la minifalda al compás. Ahora son atletas con un cuerpo que controlan a la perfección. Son poderosas. Son… peligrosas.

A Addy le gusta su nuevo yo. A Beth, no.

«¿Ves esta purpurina, estos brillos, esta magia? Son pinturas de guerra, son plumas y garras, es un sacrificio de sangre».

A pesar del instituto estadounidense y las animadoras, esta historia no tiene nada de típica. Megan Abbott nos atrapa con un elenco de personajes turbios llenos de malas intenciones y una historia en apariencia cotidiana, pero donde la tragedia acecha. Hasta la mitad del libro no averiguaremos quién ha muerto ni quién llamó a Addy de madrugada para pedirle ayuda, y para entonces ya estaremos tan metidos en el drama de Addy, Beth y la animadora que descubrir la verdad será lo de menos; lo interesante es ver cómo reacciona cada una.

La novela negra va cogiendo fuerza en la literatura juvenil y, con historias como esta, no es de extrañar. Con sus frases cortas, flashbacks y elipsis, Dare me se lee en un suspiro y es tan truculenta como promete. Para lograr tanta tensión, la autora sacrifica la verosimilitud de algunos personajes: a veces las acciones de Beth son absurdas, y no acabamos de conocer los sentimientos de Addy, pero es un defecto que solo pesa en los últimos capítulos.

Si te gustan las historias de misterio y asesinatos, Dare me es de lectura obligada; estas animadoras tienen un pasado tan turbio como el de las protagonistas de Pretty Little Liars, y un enfoque peculiar y fascinante de su deporte.

En El Templo nos gustaría saber qué te pareció este libro
Nombre
E-mail
Tags permitidos [b]Negrita[/b] [i]Cursiva[/i] [u]Subrayado[/u] [del]Tachado[/del] [q]Cita[/q] [spoiler]Texto[/spoiler]
Tu comentario

El Templo de las Mil Puertas no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus lectores.
Los spoilers deberán estar indicados en los comentarios en consideración a aquellos lectores que no hayan leído el libro.
¿Qué dicen nuestros lectores?
UNKNOW en El señor de las moscas: Buen libro y página....
nicolas panguinao en El mar: No le encontré mucho sentido, sigo prefiriendo los libros más lar...
aleix en El Club: ¿Cómo se llaman las chicas que hacen bullying?...
Gary en Obsidian (Lux I): Este libro es maravilloso, quisiera que fuera real, la manera en ...
El zorro en Herejía: No me ha gustado mucho el libro. Es un poco aburrido y difícil de...
Víctor en La historia interminable: Hermoso. ¡¡¡¡Inolvidable!!!!...
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras
Último número