Último número
Entrevistas
Begoña Oro, autora de Tú tan cáncer y yo tan virgo, Pomelo y limón Croquetas y wasaps.
Victoria Schwab, autora de la saga Villanos, La ciudad de los fantasmas o Los monstruos de Verity .
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

El diario completamente verídico de un indio a tiempo parcial
Sherman Alexie

Siruela
Reseñas de novedades El Templo#11 (agosto 2009)
Por Sandman
12.459 lecturas

Hay temas serios y otros cómicos, pero en realidad los buenos humoristas son aquellos capaces de hablar de lo más profundo y terrible de manera jocosa. Y eso, por fácil que pueda parecer, no lo es. Ése es el gran logro de esta novela que trata de un tema que creemos conocer, el de la vida en las reservas de los indios nativo americanos, pero del que realmente no tenemos ni idea. Sherman Alexie, el autor de este diario “completamente verídico” habla de primera mano, pues él creció en la Reserva india de Spokane, en Wellpinit.

La historia, narrada en primera persona como no podía ser menos tratándose de un diario, es la de Arnold Spirit Junior, un adolescente nativo americano delgado, con gafas y cuyo cerebro tiene demasiado líquido cefalorraquídeo. Pero eso no le supone ningún problema en su vida diaria, contándonos sus desventuras con las chicas y con los matones de su reserva, las peculiaridades de sus amigos y familiares pero, también, tratando temas como la marginación de las reservas indias, el alcoholismo en el que cae este colectivo e incluso la muerte. Esta historia, que en manos de otro autor podría ser un auténtico dramón, aquí está abordada desde una óptica cómica, que se burla de todos: empezando por los indios y terminando por los blancos.

La historia comienza cuando este muchacho decide salir de la reserva e ir a estudiar a un prestigioso colegio de chicos blancos. En ese mismo instante empiezan los prejuicios pero, sorprendentemente, sobre todo por parte de sus amigos nativo americanos, que le consideran poco menos que un traidor. Ese choque entre ambos mundos (que el propio personaje describe así: “Era medio indio en un lugar y medio blanco en el otro. Era como si ser indio fuera mi trabajo, pero sólo era un trabajo a tiempo parcial. Y no me pagaban nada bien”) es la verdadera historia de esta novela, cuyo motor, además de la búsqueda de uno mismo en el período conflictivo de la adolescencia, es la amistad entre Arnold y su peculiar amigo Rowdy.

Ese enfoque humorístico es potenciado por las divertidas ilustraciones de Ellen Forney que salpican cada uno de los capítulos de esta emocionante novela, capaz de hacerte pasar de la risa al llanto en pocas páginas. Y no olvidamos mencionar la excelente labor de traducción de Clara Ministral que nos acerca esta inolvidable historia.

¿Qué opinan nuestros lectores?
Tere
2015-08-22 01:46:26
Es asombroso cómo trata un tema tan duro en clave de humor. Me ha encantado, lo recomiendo.
En El Templo nos gustaría saber qué te pareció este libro
Nombre
E-mail
Tags permitidos [b]Negrita[/b] [i]Cursiva[/i] [u]Subrayado[/u] [del]Tachado[/del] [q]Cita[/q] [spoiler]Texto[/spoiler]
Tu comentario

El Templo de las Mil Puertas no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus lectores.
Los spoilers deberán estar indicados en los comentarios en consideración a aquellos lectores que no hayan leído el libro.
¿Qué dicen nuestros lectores?
azucena en Por trece razones: No he leído el libro, pero me encantaría tenerlo. Sí que me he vi...
adrian en La mecánica del corazón: Me gustó demasiado el libro, porque es muy romántico. ...
pepa en El mar: El peor libro que me he leído en mi vida. Y eso que he leído mont...
Fernando en En busca de WondLa (La búsqueda I): Es un libro muy interesante, ni te das cuenta que son quinientas ...
Elena en La misión de Rox (Guardianes de la Ciudadela III): Soy lectora habitual de los libros de Laura Gallego, porque entre...
david en Herejía: El libro no entretiene nada y no se entiende, no recomiendo leerl...
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras