Último número
Entrevistas
Rafael Salmerón, autor de No te muevas, Musaraña, El club y 27 latidos.
Jay Kristoff, autor de Illuminae, Nuncanoche y Las guerras del Loto.
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

Los días del Toyota
Sara Sánchez Buendía

Edebé
Reseñas de novedades El Templo#52 (junio 2016)
Por Carlota Echevarría
4.481 lecturas

Ingredientes para Los días del Toyota:

–Una madre, de esas que parece que pueden con todo.

–Dos hermanas, al menos una de ellas con cuenta en Twitter y actitud inconformista.

–Un chico de catorce años, Abel, un poco sobrepasado por los acontecimientos.

–Una abuela que se niega a salir del Toyota familiar.

Mezclar bien, dejar reposar y servir en el momento más inoportuno.

Para Abel, la semana se presenta complicada: tiene que explicar en un trabajo para Sociales qué le gustaría ser de mayor y no le apetece nada reconocer que quiere ser chef. No se imagina que ese va a ser, con diferencia, el menor de sus problemas.

Todo empieza el domingo, cuando vuelven a casa y su abuela decide no bajar del Toyota. Aunque al principio parece gracioso, su madre no se lo toma nada bien y él ni siquiera logra enterarse de qué quiere la abuela.

Bueno, en realidad los problemas habían empezado antes, cuando Sergio, su mejor amigo, le confesó que es gay… y él no supo cómo reaccionar. Encima, como esa es la semana en la que todo se junta, Sergio se lesionó jugando al baloncesto y no ha vuelto a ir a clase, así que no han podido aclarar las cosas y, cada día que pasa, su amistad es más difícil de recuperar.

Abel es un protagonista con el que es fácil empatizar: cae bien por sus ganas de ayudar a todo el mundo, por lo bien que se lleva con su abuela y por su pasión por la cocina. El libro está lleno de personajes secundarios entrañables, como Carola, que además de ser compañera de clase de Abel es su vecina, o Adelita, la amiga loca de la abuela.

Para ser una novela corta, Los días del Toyota tiene mucho argumento, por lo que engancha desde el principio y se lee deprisa. No es un libro sobre los grandes conflictos de la humanidad, no tiene batallas épicas o truculentos misterios, sino que trata de los problemas del día a día y divierte y entretiene con una situación que podría ocurrirnos a cualquiera de nosotros.

En El Templo nos gustaría saber qué te pareció este libro
Nombre
E-mail
Tags permitidos [b]Negrita[/b] [i]Cursiva[/i] [u]Subrayado[/u] [del]Tachado[/del] [q]Cita[/q] [spoiler]Texto[/spoiler]
Tu comentario

El Templo de las Mil Puertas no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus lectores.
Los spoilers deberán estar indicados en los comentarios en consideración a aquellos lectores que no hayan leído el libro.
¿Qué dicen nuestros lectores?
mariana peres en Las aventuras de Tom Sawyer: Fue muy impresionante, lo entendí todo. ...
Priscilla en La voz de las sombras: ¡Hola! Ante todo, muy buena reseña, Carlota. Este li...
Yaretzi en La guerra de los mundos: Muy buena reseña :D, me ayudó en mi tarea de Español. ¡10 de 10!...
Cristobal Rus Salido en Me llamo Zoila (Trilogía Zoila I): Tiene buena pinta, lo único que me echa atrás es lo de ficción. ...
mai en Looking for Alaska (Buscando a Alaska): Para mí, Buscando a Alaska es una historia con la que te puedes i...
Anonimo en Un hijo: Gracias, me llegó hasta el corazón. Muchas gracias por su reseña....
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras
Último número