Último número
Entrevistas
Pierdomenico Baccalario, autor de la saga Ulysses Moore, La Academia y Los zorros del desierto.
María Menéndez-Ponte, autora de El poso amargo del café, Nunca seré tu héroe, y Maldita adolescente.
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

Doce años, siete meses y once días
Lorris Murail

Destino
Zona <20 El Templo#56 (febrero 2017)
Por B. E. Vilar
2.399 lecturas

Doce años, siete meses y tres días.

Jack lleva a su hijo Walden a una cabaña en medio del inmenso bosque de Maine. Le deja un par de libros de Thoreau, una escopeta Remington y un bate.

Después, se marcha.

Doce años, siete meses y cuatro días.

Walden cree que todo es una broma pesada de su padre. Se mantiene a salvo en la cabaña y se come una lata de conservas.

Doce años, siete meses y cinco días.

Jack sigue sin volver. Walden se da cuenta: nada de esto es una broma. Va a tener que sobrevivir hasta los doce años, siete meses y once días. Pero... ¿qué pasará entonces?

Arriesgada, sutil y dura: así se podría definir Doce años, siete meses y once días. Y es que una vez empiezas a leer, te sumerges en una trama llena de conflictos y preguntas que, lejos de resolverse con facilidad, te llevan a más rompecabezas.

Walden, un chaval torpe y no tan interesado en el béisbol como a su padre le gustaría, es el narrador principal. A través de sus ojos vemos cómo afronta su estancia en la cabaña mientras intenta adaptarse a la vida en el bosque. Su voz difiere totalmente de la de su padre, que nos da una versión más agridulce de la realidad. Jack, un hombre de firmes creencias, encarna a la América tradicional. Así, se crea un contraste muy interesante entre Walden, el niño, y Jack, el adulto.

Otro punto importante es la ambientación. El bosque, lugar en el que se desarrolla gran parte de la acción, refleja muy bien la esencia de la novela: claustrofóbico e inmenso, nos hace sentir perdidos a medida que avanzamos con el protagonista.

Por último, cabe destacar la sutileza con la que el autor nos cuenta la historia de Walden, sobre todo en lo que concierne a su pasado y a su relación con los distintos personajes de la obra.

¿Buscas una aventura frenética, llena de sorpresas y con un final inesperado? Si es así, debes adentrarte en las profundidades del bosque.

En El Templo nos gustaría saber qué te pareció este libro
Nombre
E-mail
Tags permitidos [b]Negrita[/b] [i]Cursiva[/i] [u]Subrayado[/u] [del]Tachado[/del] [q]Cita[/q] [spoiler]Texto[/spoiler]
Tu comentario

El Templo de las Mil Puertas no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus lectores.
Los spoilers deberán estar indicados en los comentarios en consideración a aquellos lectores que no hayan leído el libro.
¿Qué dicen nuestros lectores?
Priscilla en El rebaño peligroso: ¡Hola! Se trata de un libro que se lee en un momento...
Priscilla en Ahora llega el silencio: ¡Hola! En una sociedad postapocalíptica donde el saq...
Lorenzo en Nunca seré tu héroe (primera parte de la saga): Es uno de los peores libros que he leído en mucho tiempo. Se not...
Kris en La materia oscura: Yo leí este libro cuando tenía 17 años (ahora tengo 32) y recuerd...
duiydhfhfgbdg en Skulduggery Pleasant: Derek, ¿por qué no te dan ya el premio al mejor escritor de la dé...
pepon en El mar: Estoy de acuerdo contigo, MarÍa Cristina, pero no hace falta que ...
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras
Último número