Último número
Entrevistas
Beatriz Esteban, autora de Presas, Las voces del lago y Donde no haya niebla.
Gemma Pasqual, autora de la trilogía Xenia y la bilogía Like.
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

Enlazados
Rainbow Rowell

Alfaguara
Zona <20 El Templo#51 (abril 2016)
Por Sebastián G. Mouret
3.597 lecturas

En 1999, el director del periódico Courier tuvo un serio dilema: ¿debía poner Internet a dis­posición de sus empleados? Y si lo hacía, ¿cómo controlar que estuviesen realmente trabajando? Así pues, decidido a mantener su empresa a la vanguardia de la tecnología, y llevar un control sobre sus trabajadores, decidió contratar a al­guien que hiciese de censor.

Cuando a Lincoln O’Neil le propusieron este puesto, jamás imaginó que su trabajo con­sistiría en leer los correos electrónicos y revisar las búsquedas de sus colegas de redacción. Aho­ra, dedica sus noches a controlar el uso que ha­cen sus compañeros de la red de la empresa, y se odia por ello.

Su trabajo no le gusta pero, en general, nada en su vida le gusta: sigue viviendo con su madre, apenas tiene relaciones sociales (excep­tuando la partida semanal de Dragones y Mazmorras) y su éxito con las mujeres brilla por su ausencia. No obstante, hay dos chicas que siempre consiguen subirle la moral: Beth y Jennifer. Ambas trabajan en la redacción y se mandan regular­mente correos electrónicos, sin saber que están siendo leídas. De manera incons­ciente, Lincoln va a trabar una amistad con estas dos chicas. Sus conversaciones parecen divertidas y no deja plantearse lo genial que sería conocerlas. Y entonces se pregunta: ¿debería hablar con ellas?, ¿debería presentarse? Lo cierto es que cada día que pasa le caen mejor y está empezando a desarrollar sentimientos muy fuertes. Especialmente por Beth.

De una manera original y divertida, Rainbow Rowell ha creado una novela que plantea temas tan profundos como la soledad y la búsqueda personal en un nostálgico 1999, contexto del inicio de las relaciones digitales. A través de los mails delirantes de estas dos amigas y los capítulos narrados de nuestro protagonista, empatizamos con tres jóvenes y una historia de amor y amistad que no conoce el espacio tiempo. Algo nuevo y extraño en tiempos del cambio de milenio.

¿Podrías enamorarte de alguien solo leyendo lo que escribe? Lincoln pudo y, desde luego, nosotros ya nos hemos enamorado de cómo lo hace Rainbow Rowell. De modo que no te lo pienses más y adéntrate en esta historia y sus ma­ravillosos correos… enlazados.

En El Templo nos gustaría saber qué te pareció este libro
Nombre
E-mail
Tags permitidos [b]Negrita[/b] [i]Cursiva[/i] [u]Subrayado[/u] [del]Tachado[/del] [q]Cita[/q] [spoiler]Texto[/spoiler]
Tu comentario

El Templo de las Mil Puertas no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus lectores.
Los spoilers deberán estar indicados en los comentarios en consideración a aquellos lectores que no hayan leído el libro.
¿Qué dicen nuestros lectores?
rosa de la casa en El gabinete de los objetos perdidos (Sección 13 I): Es muy chulo y me gustó mucho....
Oscar Cespedes en Amigo imaginario: Un libro que me atrapó al punto de extrañarlo. Stephen me most...
Bianca Torres Hudson en Para siempre, Lara Jean (A todos los chicos de los que me enamoré III): Me gustó muchísimo el libro. Le agradezco mucho a la escritora y ...
Bianca Hudsson en Para siempre, Lara Jean (A todos los chicos de los que me enamoré III): Está muy lindo e interesante, pero no me atrapó tanto como los do...
#Hungergameslover en Los Juegos del Hambre (Los Juegos del Hambre I): Me encantó el libro, es muy adictivo desde que Katniss se ofrece ...
Elena en La música de los prodigios: Me compré el libro nada más salir porque soy una asidua de las hi...
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras