Último número
Entrevistas
Gabriella Campbell, autora de El fin de los sueños y La noche del espectro.
África Vázquez, autora de las bilogías La ciudad de los ladrones y El club de los miércoles
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

Y entonces nos perdimos
Ryan Andrews

Astronave
La Comicteca de El Templo El Templo#79 (diciembre 2020)
Por Ricardo Cuesta
388 lecturas

Cada año, durante la noche del equinoccio de otoño, todo el pueblo se reúne a la orilla del río para lanzar farolillos al agua. La leyenda dice que recorrerán el cauce para terminar ascendiendo al cielo nocturno y conformar el firmamento. Con la única intención de saber el verdadero destino que corren las lucecillas, Ben y sus amigos se embarcan en un viaje en bicicleta a lo largo del arroyo con dos únicas condiciones: nadie mira atrás y nadie vuelve a casa.

El pacto tarda poco en romperse: uno a uno los amigos van abandonando el plan hasta dejar solos a Ben y Nathaniel, que casualmente nunca habían terminado de congeniar. Llegados a este punto, tendrán que apartar sus diferencias para perderse en una aventura que escapa de los límites de su imaginación.

Con una notable inspiración en las películas de animación niponas, Y entonces nos perdimos aprovecha la cotidianidad de un paseo en bici y una tradición popular para contarnos una historia preciosa. Fantasía y realidad se difuminan con maestría en una novela en la que el interés del desenlace es nimio en comparación con todo lo que sucede hasta entonces. La historia se divide claramente en varias escenas, en su mayoría marcadas por enseñanzas tanto para el lector como para los protagonistas, que van forjando su amistad en cada página. Si bien en todo momento predominan los tonos azules, en algunas situaciones destaca una gama cromática diferente: rojos, amarillos, grises o negros son algunos de los colores que Ryan Andrews utiliza y que hacen aún mas marcada la distinción entre las escenas. A pesar del gran valor visual que aporta este estilo, es quizá el mayor lastre de la novela, pues resta continuidad a la lectura al presentar unos hechos que parecen inconexos.

Este pequeño detalle queda eclipsado por la belleza que esconde cada una de las páginas. Es notable el cuidado con el que están hechas las viñetas, con un diseño de paisajes precioso, unos personajes cautivadores y un uso de las luces y sombras sorprendente.

Una conmovedora historia sobre esa fantasía que se nutre de la ingenuidad de los más jóvenes, la amistad y el descubrimiento de uno mismo que, sin duda, nos ha encantado.

En El Templo nos gustaría saber qué te pareció este libro
Nombre
E-mail
Tags permitidos [b]Negrita[/b] [i]Cursiva[/i] [u]Subrayado[/u] [del]Tachado[/del] [q]Cita[/q] [spoiler]Texto[/spoiler]
Tu comentario

El Templo de las Mil Puertas no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus lectores.
Los spoilers deberán estar indicados en los comentarios en consideración a aquellos lectores que no hayan leído el libro.
¿Qué dicen nuestros lectores?
vale en El violín negro: nos super encanto la reseña por la intriga que te deja.y nos enca...
ALBERTO VALDIVIA PORTUGAL en El retrato de Dorian Gray: El Retrato de Dorian Gray, lo he leído varias veces en diferentes...
Eilin Ramos en Dare me: Fue bonito mientras nadie murió: Me gustaría leer el libro entero :(...
Gaby en Memorias de un amigo imaginario: Realmente disfruté leer este libro. Me llamó la atención en una f...
gabriela en El chico de la flecha: Para mí el libro es muy aburrido, no tiene nada de interesante, p...
Juani Soriano en Capitán Calzoncillos: Es un libro que me encanta por lo creativas que son las cosas. :)...
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras
Último número