Último número
Entrevistas
José Antonio Cotrina, autor de La deriva, La noche del espectro y La canción secreta del mundo.
Marissa Meyer, autora de Renegados, Sin corazón y Las crónicas lunares.
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

Las extraordinarias aventuras de Adèle Blanc-sec
Jacques Tardi

Norma
La Comicteca de El Templo El Templo#16 (julio 2010)
Por El hombre que leía demasiado
6.047 lecturas

Con motivo del próximo estreno de la película basada en las aventuras de este curioso personaje realizada por Luc Besson, Norma ha tenido la feliz idea de reeditar (por fin, tras varios años descatalogados) los cuatro primeros álbumes de este cómic francés en un tomo recopilatorio (al que seguirán dos tomos más).

Para quien todavía no lo sepa, Adèle Blanc-Sec nace de la pluma del dibujante y guionista Jacques Tardi en 1976, año en que publicó sus dos primeras entregas Adèle y la bestia y El demonio de la torre Eiffel (que encontramos en este tomo junto con El sabio loco y Momias enloquecidas). Las constantes de esta serie son: aventuras parisinas, misterios extraordinarios, tramas enrevesadas y personajes excéntricos (desde científicos locos, hasta momias egipcias resucitadas) en un cóctel que mezcla lo mejor del cómic clásico francés de aventuras (tipo Tintín, Spirou, Blake & Mortimer, Freddy Lombard) con el sabor añejo de la literatura folletinesca de principios del siglo XX (donde encontramos también las novelas de Jules Verne) ,marco en el que transcurre la acción.

El primer cambio radical lo encontramos en su arisca protagonista principal, Adèle Blanc-Sec, una heroína muy alejada del canon (predominantemente masculino) de personaje femenino sexy, atractivo y con glamour. Jacques Tardi no trata de que su creación nos caiga simpática en su primera aparición. Adèle es como es y, al ir leyendo sus aventuras, vamos descubriendo más aspectos de esta mujer (fumadora para más señas) que no tiene ningún problema en adentrarse en oscuras catacumbas tras un desconocido o disfrazarse (cual Sherlock Holmes) de vagabundo. Y así, poco a poco, sin darnos cuenta, ella logra hacerse un hueco en nuestros corazones.

Puede que al principio sus historias te parezcan locas y en algunos momentos hasta absurdas (¡Un pterodáctilo sobrevolando París! ¡Un cavernícola que bebe coñac y fuma puros!), pero si permaneces leyendo sus aventuras extraordinarias, al final, le encontrarás la gracia y descubrirás un fino sentido del humor (francés, claro).

En El Templo nos gustaría saber qué te pareció este libro
Nombre
E-mail
Tags permitidos [b]Negrita[/b] [i]Cursiva[/i] [u]Subrayado[/u] [del]Tachado[/del] [q]Cita[/q] [spoiler]Texto[/spoiler]
Tu comentario

El Templo de las Mil Puertas no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus lectores.
Los spoilers deberán estar indicados en los comentarios en consideración a aquellos lectores que no hayan leído el libro.
¿Qué dicen nuestros lectores?
Sandra en La colina de Watership: Yo vi primero la película de animación hace muchos años, y me fas...
HDP en Seis horas y unas gotas de sangre: Una grosería. El libro es muy grosero y nada educativo. ...
Luis en Se vende mamá: No he podido encontrar el libro....
Sara en Muerte en el Priorato: Al principio no engancha, pero conforme pasan las páginas se va v...
Mayté Vega en El Chico de las Estrellas: Es lo mejor, ayuda a las personas a superarse por sí mismas....
Enara en Al final de la calle 118 (La calle 118 I): El final de este libro es una de las cosas más dolorosas que vais...
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras
Último número