Último número
Entrevistas
Pierdomenico Baccalario, autor de la saga Ulysses Moore, La Academia y Los zorros del desierto.
María Menéndez-Ponte, autora de El poso amargo del café, Nunca seré tu héroe, y Maldita adolescente.
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

La flor púrpura
Chimamanda Ngozi Adichie

Literatura Random House
¿Solo para adultos? El Templo#71 (agosto 2019)
Por Javier Moriones
429 lecturas

La joven Kambili ha crecido en un clima de violencia continua. Su padre es un rico empresario, demócrata, que se enfrenta públicamente a la dictadura nigeriana a tra­vés del periódico que dirige. Pero también es un fanático católico que ha impuesto la norma del castigo físico en su hogar, especialmente cuando sus hijos y su mujer se ale­jan del dogma de lo que considera correcto.

Cuando Kambili y su hermano Jaja pasan unos días en casa de su tía Ifeoma, respiran en paz lejos del ambiente opresivo paterno. A pesar de la humildad con la que viven su tía y sus primos, allí descubrirán la riqueza de las tradiciones de su pueblo, de sus raíces, y podrán encontrar un atisbo de libertad que lo cambiará todo.

Chimamanda Ngozi Adichie divide La flor púrpura, la primera de sus novelas, en tres partes articuladas en torno al Domingo de Ramos, día en que la autoridad paterna se rompe en pedazos. Pero el verdadero conflicto de la trama transcurre en el interior de Kambili, personaje introvertido y silencioso que abre su mirada y crece a lo largo de estas semanas; en medio de la violencia del país y de su hogar, sabe encontrar en su tía un nuevo modelo de vida, pacífico y culto, que tambalea sus cimientos personales.

La trama se centrará en estas vivencias que lo cambian todo para Kambili: la relación con su prima, que ha crecido en un ambiente sociocultural muy distinto, su enamoramiento platónico del padre Amadi, un cura católico, o el apoyo a su madre, mujer maltratada. Y, además, nos ofrece una perspectiva de los problemas de Nigeria sin ser estos el centro del relato: las revueltas estudiantiles, la censura en la prensa y la inestabilidad del clima político son el telón de fondo de la tran­sición interior de su protagonista.

La mirada de Kambili está teñida de estupor y tranquilidad, pero el estilo de Adichie no podría ser más expresivo. Las descripciones de los lugares, que te trans­portan a pie de calle, la adolescencia de los protagonistas, vivida con intensidad y reflexión, y los diálogos, inteligentes y muy vivos, hacen de la historia de Kambili y de Nigeria un relato universal.

En El Templo nos gustaría saber qué te pareció este libro
Nombre
E-mail
Tags permitidos [b]Negrita[/b] [i]Cursiva[/i] [u]Subrayado[/u] [del]Tachado[/del] [q]Cita[/q] [spoiler]Texto[/spoiler]
Tu comentario

El Templo de las Mil Puertas no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus lectores.
Los spoilers deberán estar indicados en los comentarios en consideración a aquellos lectores que no hayan leído el libro.
¿Qué dicen nuestros lectores?
Alejandra en Una conexión ilógica: Excepcional.. me ayudó a entender un poco más a mi hijo de 15 año...
moco en Por ti daré mi vida: Me gustó....
fany en Hasta el fin del mundo: Es interesante el libro. ...
Priscilla en El rebaño peligroso: ¡Hola! Se trata de un libro que se lee en un momento...
Priscilla en Ahora llega el silencio: ¡Hola! En una sociedad postapocalíptica donde el saq...
Lorenzo en Nunca seré tu héroe (primera parte de la saga): Es uno de los peores libros que he leído en mucho tiempo. Se not...
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras
Último número