Último número
Entrevistas
Sarah Dessen, autora de El fin de la historia, Déjate llevar y Primero pide perdón
Clara Cortés, autora de Clementine y Al final de la calle 118.
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

Género Queer, una autobiografía
Maia Kobabe

Astronave
La Comicteca de El Templo El Templo#77 (agosto 2020)
Por Daniel Renedo
64 lecturas

«¿Y yo dónde encajo en todo esto?».

En 2013, con veinticuatro años, Maia Kobabe se trasladaba a San Francisco para cursar un máster de ilustración de cómics. Al haber utilizado un proyecto de ficción como carta de presentación, enseguida la clase de autobiografía empezó a traerle quebraderos de cabeza: todas sus preocupaciones eran relativas a la identidad de género, y Maia se negaba, por entonces, a contarle a nadie sus secretos.

No obstante, la novela da comienzo realmente en 1992, cuando la familia de Maia se muda al norte de California. Punto desde el que empieza a correr el tiempo —superando a la anterior fecha y llegando al presente de su autore y protagonista—, y Maia a toparse con situaciones en las que, de cara al mundo exterior, solo puede ser una única cosa, cuando elle solo busca equilibrio en una balanza. Su cuerpo, antes o después, también le traiciona, y con la pubertad todo comienza a enturbiarse más y más; aunque también hay esperanza: en los colectivos, en la música, en los libros, en las pequeñas victorias...

Esta autobiografía «gráficamente» novelada, que consideramos de lectura obligatoria, se mueve por el terreno de los secretos, las intrusiones del mundo exterior en el ser físico personal, los intentos por definirse (que constantemente se ven frustrados porque no abarcan el todo que se es)... hasta llegar a dar, en el caso particular de Maia, con el estatus de persona no binaria y asexual.

A ratos divertida y a ratos desgarradora, Género Queer se arma de metáforas para hacerse entender y de una ilustración que oscila entre un tipo de dibujo sencillo, utilizado para lo informativo, y otro más personal, de colores suaves, planos e incluso relajantes; un entramado que siempre que la escena lo requiere se llena de color (o detalle).

En última instancia, la autobiografía de Maia Kobabe es una llamada a ser valientes para que otres puedan saberse reales.

«La tercera opción estaba durmiente, era una semilla enterrada».

En El Templo nos gustaría saber qué te pareció este libro
Nombre
E-mail
Tags permitidos [b]Negrita[/b] [i]Cursiva[/i] [u]Subrayado[/u] [del]Tachado[/del] [q]Cita[/q] [spoiler]Texto[/spoiler]
Tu comentario

El Templo de las Mil Puertas no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus lectores.
Los spoilers deberán estar indicados en los comentarios en consideración a aquellos lectores que no hayan leído el libro.
¿Qué dicen nuestros lectores?
UNKNOW en El señor de las moscas: Buen libro y página....
nicolas panguinao en El mar: No le encontré mucho sentido, sigo prefiriendo los libros más lar...
aleix en El Club: ¿Cómo se llaman las chicas que hacen bullying?...
Gary en Obsidian (Lux I): Este libro es maravilloso, quisiera que fuera real, la manera en ...
El zorro en Herejía: No me ha gustado mucho el libro. Es un poco aburrido y difícil de...
Víctor en La historia interminable: Hermoso. ¡¡¡¡Inolvidable!!!!...
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras
Último número