Último número
Entrevistas
Sarah Dessen, autora de El fin de la historia, Déjate llevar y Primero pide perdón
Clara Cortés, autora de Clementine y Al final de la calle 118.
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

Gente normal
Sally Rooney

Literatura Random House
¿Solo para adultos? El Templo#77 (agosto 2020)
Por Gabriela Portillo
39 lecturas

Los protagonistas de este libro son personas tan corrientes que su historia de amor comenzó en el instituto. Él gozaba de la popularidad típica de quienes gustan sin buscarlo. Desempeñaba a la vez y sin esfuerzo los papeles de amigo fiel, alumno modélico e hijo perfecto. Ella se aislaba con la coraza de la indiferencia propia de quien nunca ha encajado en la normatividad. No tenía público ante el que mostrarse.

Marianne se consideraba especial. Connell se sentía uno más. Y el mundo opinaba lo contrario.

Pero en privado las normas se invertían. Durante el último curso, Connell empezó a frecuentar la mansión de Marianne porque su madre trabajaba allí como limpiadora. Así se convirtió en un espectador inesperado de la vida de la chica, quien no pudo mantener más su pose, y se fueron acercando… hasta tocarse. Al fin y al cabo, Marianne no estaba acostumbrada a estar por encima de él; era lógico que la balanza terminara por equilibrarse.

Aquí comienza la novela. Sería bonito si este fuese el final, pero entonces no sería una historia de amor, sino de fantasía. La realidad es que mientras se enamoran el mundo sigue girando y, por mucho que lo desafíen escondiéndose de todos, aparecerán fuerzas —la presión social, la distancia o la pasión— dispuestas a descompensar cualquier atisbo de estabilidad.

Esta dinámica de tira y afloja extiende la trama a lo largo de los años, hasta terminar la universidad. Sally Rooney sabe cuándo soltar el hilo y cuándo tensarlo para crear un ritmo absorbente y, sobre todo, realista. A base de matices cotidianos, la historia inspirada en su Irlanda natal cumple la premisa de su título: introducirnos en la vida de gente normal. Porque Connell y Marianne, al final, son como nosotros, la generación joven actual. Nos reconocemos en sus inquietudes, sus aspiraciones, sus conversaciones (en un estilo único, sin diálogos). También en la dificultad de su amor.

Seguro que has sentido, como los poetas, lo inefable de esa sensación. Quizás el logro de Rooney, y la razón de su merecido éxito, haya sido plasmar tan bien esa nebulosa que nos provocan las relaciones: hasta el ser más mundano y normal pasa a ser protagonista.

En El Templo nos gustaría saber qué te pareció este libro
Nombre
E-mail
Tags permitidos [b]Negrita[/b] [i]Cursiva[/i] [u]Subrayado[/u] [del]Tachado[/del] [q]Cita[/q] [spoiler]Texto[/spoiler]
Tu comentario

El Templo de las Mil Puertas no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus lectores.
Los spoilers deberán estar indicados en los comentarios en consideración a aquellos lectores que no hayan leído el libro.
¿Qué dicen nuestros lectores?
UNKNOW en El señor de las moscas: Buen libro y página....
nicolas panguinao en El mar: No le encontré mucho sentido, sigo prefiriendo los libros más lar...
aleix en El Club: ¿Cómo se llaman las chicas que hacen bullying?...
Gary en Obsidian (Lux I): Este libro es maravilloso, quisiera que fuera real, la manera en ...
El zorro en Herejía: No me ha gustado mucho el libro. Es un poco aburrido y difícil de...
Víctor en La historia interminable: Hermoso. ¡¡¡¡Inolvidable!!!!...
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras
Último número