Último número
Entrevistas
Victoria Álvarez,
Stephanie Perkins,
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

Goodbye Berlín
Wolfgang Herndorf

Alevosía
¿Solo para adultos? El Templo#32 (febrero 2013)
Por Nerea Marco
4.366 lecturas

Si tu madre alcohólica vuelve a estar ingresada en la clínica de rehabilitación y tu padre agarra por la cintura a su secretaria y te dice que se va de viaje de negocios; si han acabado las clases y no te han invitado al cumpleaños de Tatiana, la chica más popular y guapa de tu grupo; si el chico raro y callado de tu clase se planta delante de tu casa con un coche robado y te invita a hacer un viaje improvisado… ¿Tú que harías?

Aunque con dudas iniciales, Maik se sube en el viejo Lada azul robado y deja que Tschick lo conduzca ilegalmente. Tschick se llama en realidad Andrei Tschichachov, de origen ruso y con algunos problemas de integración. Primero pasan por la fiesta a la que no han sido invitados, le dan un regalo a Tatiana y siguen su camino. Por senderos de tierra y autovías, por pueblos y montañas, las aventuras se suceden conforme pasan los días subidos a ese vehículo. El coche no está en muy buen estado y tampoco es que tengan buena música, solo un casete. Pero antes de salir, han cogido de casa de Maik todo lo necesario para el viaje: sacos de dormir, pizzas precocinadas, comida envasada y todas las latas de Coca-Cola posibles.

Una divertida road story que les lleva a un vertedero donde conocen a Isa, una joven algo alocada como ellos; o en otra ocasión, donde una familia les invita a comer en su casa y se reparten los postres contestando preguntas sobre Harry Potter.

Narrada en primera persona, con un lenguaje informal y con muchas reflexiones internas, Goodbye Berlín es una historia divertida y ágil que, aunque está publicada en el sello Alevosía de literatura adulta, también pueden leer y disfrutar los jóvenes. Además, ha sido galardonado con el Premio de Literatura Juvenil en Alemania.

El estilo y el ritmo de la escritura consiguen transmitirnos la idea de que Maik, un chico de catorce años, nos deja entrar en su aventura, vivir con él y con Tschick las extrañas peripecias de esos días en la carretera. La portada, con los pies de un chico saliendo por la ventanilla del coche en un campo en mitad de la nada es una imagen perfecta para ilustrar esta novela. Desde El Templo, te animamos a que le des una oportunidad a la estupenda road story de Goodbye Berlín.

En El Templo nos gustaría saber qué te pareció este libro
Nombre
E-mail
Tags permitidos [b]Negrita[/b] [i]Cursiva[/i] [u]Subrayado[/u] [del]Tachado[/del] [q]Cita[/q] [spoiler]Texto[/spoiler]
Tu comentario

El Templo de las Mil Puertas no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus lectores.
Los spoilers deberán estar indicados en los comentarios en consideración a aquellos lectores que no hayan leído el libro.
¿Qué dicen nuestros lectores?
titi vega en Nunca digas siempre: El libro no me gustó para nada, fue como cualquiera de esas histo...
Sandra en La colina de Watership: Yo vi primero la película de animación hace muchos años, y me fas...
HDP en Seis horas y unas gotas de sangre: Una grosería. El libro es muy grosero y nada educativo. ...
Luis en Se vende mamá: No he podido encontrar el libro....
Sara en Muerte en el Priorato: Al principio no engancha, pero conforme pasan las páginas se va v...
Mayté Vega en El Chico de las Estrellas: Es lo mejor, ayuda a las personas a superarse por sí mismas....
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras
Último número