Último número
Entrevistas
Rafael Salmerón, autor de No te muevas, Musaraña, El club y 27 latidos.
Jay Kristoff, autor de Illuminae, Nuncanoche y Las guerras del Loto.
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

¿Han muerto todos los gigantes?
Mary Norton

Alfaguara
Libros olvidados El Templo#65 (agosto 2018)
Por Víctor Heranz
1.108 lecturas

James es un niño con suerte: por las noches, la reportera mágica Mildred lo visita y lo lleva a conocer mundos de leyenda. Pero a James le gustan las historias de astronautas, no los cuentos de hadas.

¿Han muerto todos los gigantes? comienza una de esas noches, cuando la mujer lleva a James al mundo de los cuentos clásicos. Pero, al llegar, el niño descubre que personajes como la Bella Durmiente, Cenicienta o la Bestia han envejecido. Todos menos Dulcibel, una niña de la edad de James que pasa las horas jugando con una pelota junto a un pozo. En él vive un sapo que desea desposarla, pero mientras la pelota no caiga dentro, la niña seguirá siendo joven y soltera.

También descubrirán que se está celebrando una importante boda. Mildred, como buena periodista, quiere ir a cubrirla, por lo que deja a James al cargo de Jack el Matador de Gigantes y Jack Tallo de Judía, famosos por haber acabado con todos los gigantes de la región, y que ahora regentan una humilde taberna.

Todo se tuerce cuando a Dulcibel se le cae la pelota dentro del pozo y el sapo le informa que deberá casarse con él en un plazo de nueve días. La niña va en busca de la ayuda de James y los dos niños tratarán de buscar una solución que desatará una aventura en la que la respuesta del título será más que desvelada.

Mary Norton da una relectura a los cuentos clásicos en esta novela escrita en 1975. A pesar de ello, ¿Han muerto todos los gigantes? ha envejecido mejor de lo que se esperaría. La trama, aunque lineal, tiene un tono mágico y tradicional que recuerda a las obras de Diana Wynne Jones. A pesar de sus pocas páginas, que provocan que la historia no tenga mayor recorrido que el que tendría un cuento, la narrativa no es para nada superficial. La novela cuenta, además, con unas delicadas ilustraciones de Brian Froud, cuyos dibujos fueron el germen de la película Cristal oscuro (Jim Henson, Frank Oz, 1982).

La carrera literaria de Norton comenzó como cuentacuentos para que sus hijos se quedaran dormidos por las noches. Esta imaginación se demuestra con creces en esta breve novela que bien podría haber inspirado una película de Studio Ghibli. Un viaje que refleja a la perfección esa edad en la que la infancia se rechaza y se añora a partes iguales.

En El Templo nos gustaría saber qué te pareció este libro
Nombre
E-mail
Tags permitidos [b]Negrita[/b] [i]Cursiva[/i] [u]Subrayado[/u] [del]Tachado[/del] [q]Cita[/q] [spoiler]Texto[/spoiler]
Tu comentario

El Templo de las Mil Puertas no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus lectores.
Los spoilers deberán estar indicados en los comentarios en consideración a aquellos lectores que no hayan leído el libro.
¿Qué dicen nuestros lectores?
Anonimo en Un hijo: Gracias, me llegó hasta el corazón. Muchas gracias por su reseña....
diana en El señor de los anillos: Me encantó la reseña de El señor de los anillos. ...
elia en Monsterchef: Horrible. ...
Joana Isabel en Vendida: ¿Está basado en un hecho verídico? Hace años oí este titulo por l...
Azul Montalvo en La quinta ola (primera parte de la saga): Es un libro muy bueno, de esos que empiezas y no quieres parar. M...
maikelys en Un beso en París (primera parte de la saga): No leí el libro completo, pero se ve que es muy interesante....
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras
Último número