Último número
Entrevistas
Pierdomenico Baccalario, autor de la saga Ulysses Moore, La Academia y Los zorros del desierto.
María Menéndez-Ponte, autora de El poso amargo del café, Nunca seré tu héroe, y Maldita adolescente.
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

Hasta (casi) 50 nombres
Daniel Nesquens

Anaya
Reseñas de novedades El Templo#57 (abril 2017)
Por Gabriela Portillo
1.447 lecturas

Seguro que tienes alguna amiga que se llama Laura, un conocido con el nombre de Rafael y algún desconocido del que, por supuesto, no sabes su identidad, pero que tiene cara de Mónica, Julia o incluso Zacarías. Algo más difícil es que conozcas a alguna Petunia o Jacinto (con mayúscula, las flores por ahora no se cuentan como amistades), a un Eladio o a una Débora. Y si alguna vez te has cruzado con una Quiteria y un Xenofonte, no creo que los hayas olvidado. Por eso los nombres son tan importantes.

En fin, con tanto nombre casi me Olvido yo de explicar de qué va esto. Hasta (casi) 50 nombres es un libro sincero desde el título: un recopilatorio de 47 nombres, de todos los orígenes, formas y tamaños posibles (si es que eso es posible) en casi 150 páginas.

Como dijo Jardiel Poncela, del que esta obra bebe mucho (la literatura es fuente de sabiduría, ya sabes), «los grandes nombres no necesitan apellido», a lo que Nesquens añade que tampoco precisan nada más: con ellos solos se basta para crear un magnífico libro.

No obstante, el autor revela que también ha necesitado bastante tiempo —hasta casi tres años— para escribirlo. Visto el detalle y cuidado que hay tras cada descripción, no nos sorprende. Daniel emplea una Fina técnica para presentarnos los nombres, en la que el único orden es el alfabético, y el humor es una constante.

Por Onésima vez te digo que este libro es una Gema literaria, perfecta para regalar y mucho más económica. Aquí te hemos dado alguna pista de los nombres que aparecen, pero no te preocupes si no encuentras el de la persona a la que se lo quieres dedicar: ¡deja tu Estela inventándolo! También puedes añadir el tuyo, pero no más: tienen que seguir siendo casi 50.

Querido lector — inserta aquí tu nombre, aunque te veo cara de Yunque—, pide este libro a Melchor, a la diosa Kali o a tu tía Catalina, porque no te lo puedes perder. A no ser que lo dejes en un autobús de la red Urbana, en ese caso probablemente no lo vuelvas a ver.

En El Templo nos gustaría saber qué te pareció este libro
Nombre
E-mail
Tags permitidos [b]Negrita[/b] [i]Cursiva[/i] [u]Subrayado[/u] [del]Tachado[/del] [q]Cita[/q] [spoiler]Texto[/spoiler]
Tu comentario

El Templo de las Mil Puertas no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus lectores.
Los spoilers deberán estar indicados en los comentarios en consideración a aquellos lectores que no hayan leído el libro.
¿Qué dicen nuestros lectores?
Priscilla en El rebaño peligroso: ¡Hola! Se trata de un libro que se lee en un momento...
Priscilla en Ahora llega el silencio: ¡Hola! En una sociedad postapocalíptica donde el saq...
Lorenzo en Nunca seré tu héroe (primera parte de la saga): Es uno de los peores libros que he leído en mucho tiempo. Se not...
Kris en La materia oscura: Yo leí este libro cuando tenía 17 años (ahora tengo 32) y recuerd...
duiydhfhfgbdg en Skulduggery Pleasant: Derek, ¿por qué no te dan ya el premio al mejor escritor de la dé...
pepon en El mar: Estoy de acuerdo contigo, MarÍa Cristina, pero no hace falta que ...
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras
Último número