Último número
Entrevistas
Begoña Oro, autora de Tú tan cáncer y yo tan virgo, Pomelo y limón Croquetas y wasaps.
Victoria Schwab, autora de la saga Villanos, La ciudad de los fantasmas o Los monstruos de Verity .
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

Hay un chico en el baño de las chicas
Louis Sachar

SM
¿Solo para niños? El Templo#59 (agosto 2017)
Por Gabriela Portillo
4.113 lecturas

Como lo oyes: un chico se ha colado en el baño de las chicas. El chico es el nuevo, se llama Jeff Fishkin y su único amigo es Bradley, el repetidor. No tiene la culpa: cuando llegó ya estaban ocupados todos los sitios buenos, solo quedaba el que nadie quiere. El de al lado de Bradley.

El mundo odia a Bradley, y Bradley odia al mundo, pero Jeff no lo sabía. Al ver que hasta la profesora lo ridiculizaba en clase, decidió ser su amigo. Al principio fue difícil, porque Bradley no sabía qué era la amistad, pero ahora no se separan. Además, dicen que la nueva orientadora lo animó en su decisión.

¿No lo sabías? Han contratado a una psicóloga, Carla Davis. Parece despertar opiniones encontradas: a Jeff lo ha ayudado un montón a integrarse, pero un grupo de padres la quiere echar del colegio y Bradley... Bradley dice que la odia. Pero en realidad la adora.

Bradley, Jeff y Carla son los protagonistas de esta novela, pero podrían llamarse Bruno, Juan y Claudia, por ejemplo. En lugar de un colegio estadounidense, la novela podría ambientarse en un instituto español y seguiría teniendo sentido. Porque refleja situaciones cotidianas para cualquier estudiante de una manera muy realista, con un estilo simple y un lenguaje infantil muy efectivo a la hora de retratarlas.

Desde la parte más dura, como los problemas de adaptación o el bullying, hasta la recompensa gratificante de la amistad o de la educación, tanto académica como emocional, el autor trata con acierto los entresijos de la vida escolar.

Si bien es cierto que nos parece un libro idóneo para leer en clase (siempre por voluntad propia, como nos enseña Miss Davis), no significa que quienes hayan dejado los pupitres atrás no lo vayan a disfrutar. Al contrario: la inocencia de los personajes nos resulta tierna, los guiños humorísticos se aprecian mejor, al igual que las enseñanzas y, sobre todo, ¿a quién no le encanta rememorar su etapa escolar con cierta nostalgia?

Hay un chico en el baño de las chicas y si no me crees... ¡lee el libro!

En El Templo nos gustaría saber qué te pareció este libro
Nombre
E-mail
Tags permitidos [b]Negrita[/b] [i]Cursiva[/i] [u]Subrayado[/u] [del]Tachado[/del] [q]Cita[/q] [spoiler]Texto[/spoiler]
Tu comentario

El Templo de las Mil Puertas no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus lectores.
Los spoilers deberán estar indicados en los comentarios en consideración a aquellos lectores que no hayan leído el libro.
¿Qué dicen nuestros lectores?
Dala en El sueño de Frankie: Es un libro muy interesante y con mucho que contar y, aunque sea ...
Gustavo Moya en Aventuras virtuales a pico y pala (Multicosmos I): Muy bueno el libro....
penaputo en Nunca seré tu héroe (primera parte de la saga): Le doy un 10, es la mejor saga que he visto....
Ambar en Predadores de silencio: Muy bueno, me gustó mucho la trama. Trata un tema interesante y a...
manolito en Viaje en el tiempo con un hámster: Es muy aburrido....
zooo en La lección de August (Wonder I): Estuvo bien....
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras