Último número
Entrevistas
Sarah Dessen, autora de El fin de la historia, Déjate llevar y Primero pide perdón
Clara Cortés, autora de Clementine y Al final de la calle 118.
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

He jugado con lobos
Gabriel Janer Manila

La Galera
Reseñas de novedades El Templo#15 (abril 2010)
Por Javier Ruescas
9.560 lecturas

Este original relato de escasas 163 páginas y portada cuanto menos curiosa es el encargado de abrir la nueva colección de La Galera, Bridge. En palabras de su editora, un nuevo sello que intentará abarcar lo que en el extranjero se conoce como literatura juvenil adulta.

La novela, escrita en primera persona, sin prestar especial preocupación a la línea temporal y repleta de saltos discontinuos, nos cuenta la historia de Marcos, un niño que con cinco años fue vendido por su padre a un pastor para que se encargara de cuidar de sus ovejas en lo alto de Sierra Morena. El muchacho, solo y desamparado en el yermo paraje, permaneció allí nada menos que trece años hasta que fue descubierto por un guardabosques y regresó a la civilización. En el tiempo transcurrido aprendió a vivir y a comunicarse con los animales tal y como ya hiciera el Mowgli de Ruyard Kipling en El libro de la selva. Gabriel Janer decidió darle forma de novela a esta historia verídica tras estudiar una tesis relacionada con el suceso. Según la biografía, más tarde pudo contactar con el protagonista de tan increíble aventura para resolver las dudas que le surgieron durante el proceso.

Sin lugar a dudas, esta curiosa novela gustará tanto a jóvenes como adultos, pero es difícil determinar si quedará en la memoria como un clásico del género debido a su frugalidad. Antes de que el lector pueda llegar a conectar con el protagonista o pueda asimilar una tragedia o una victoria del muchacho, éstas han concluido o el libro se ha terminado. Y el hecho de que el texto esté compuesto por frases cortas en ocasiones sin una cohesión aparente, no ayuda a mejorar esta situación. Ahora bien, es en esta peculiaridad donde reside la característica principal del libro; y es que el relato al completo parecen ser retazos de la mente de este chico, lo que ofrece un realismo y un ritmo que de ser de otro modo, se perderían.

En conclusión, un bonito relato para devorar de un bocado, ágil, fresco, con toques amargos y dulces pero siempre reflejados con optimismo que podrá disfrutar cualquier lector que deseé perderse en las montañas durante un tiempo, independientemente de su edad.

En El Templo nos gustaría saber qué te pareció este libro
Nombre
E-mail
Tags permitidos [b]Negrita[/b] [i]Cursiva[/i] [u]Subrayado[/u] [del]Tachado[/del] [q]Cita[/q] [spoiler]Texto[/spoiler]
Tu comentario

El Templo de las Mil Puertas no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus lectores.
Los spoilers deberán estar indicados en los comentarios en consideración a aquellos lectores que no hayan leído el libro.
¿Qué dicen nuestros lectores?
UNKNOW en El señor de las moscas: Buen libro y página....
nicolas panguinao en El mar: No le encontré mucho sentido, sigo prefiriendo los libros más lar...
aleix en El Club: ¿Cómo se llaman las chicas que hacen bullying?...
Gary en Obsidian (Lux I): Este libro es maravilloso, quisiera que fuera real, la manera en ...
El zorro en Herejía: No me ha gustado mucho el libro. Es un poco aburrido y difícil de...
Víctor en La historia interminable: Hermoso. ¡¡¡¡Inolvidable!!!!...
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras
Último número