Último número
Entrevistas
Beatriz Esteban, autora de Presas, Las voces del lago y Donde no haya niebla.
Gemma Pasqual, autora de la trilogía Xenia y la bilogía Like.
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

Juno
Laia Aguilar

Fanbooks
Libros que no leerás en español El Templo#77 (agosto 2020)
Por Irene Vilsa
524 lecturas

Malhablada, violenta, hija de asesina… Son muchas las etiquetas que Juno lleva a cuestas. Se esconde tras esta faceta agresiva después de haber tenido una vida muy dura: se quedó sin su madre, que era su único familiar, ya que nunca conoció a su padre. ¿El porqué? Asesinó a su maltratador.

¿Agredía solo a la madre o a ambas? Paula, su educadora social, lleva mucho tiempo intentando averiguarlo. Pero la chica no suelta palabra al respecto, solo unos dibujos indescifrables, manchados de rojo y negro. Lleva años igual, en el centro de acogida, una familia tras otra, pero todas la repudian por su mal comportamiento.

Y entonces llega un gran cambio: se traslada a un colegio en la parte alta de Barcelona. Allí encontrará a muchos detractores, tanto compañeros como profesores, pero también dos apoyos incondicionales: Carlota, una chica que intenta ganarse su amistad, y Cesc, un peculiar profesor.

Cesc también ha vivido una tragedia recientemente: su mujer ha muerto, y él ve abrumado cómo su vida anterior se desmorona. Ha dejado tanto su ciudad (París) como su profesión (publicista), para empezar de cero como profesor de literatura en la Ciudad Condal.

Las historias de Juno y Cesc se entrelazan en este relato sobre la soledad. El libro está narrado en primera persona y en presente por ambos personajes: la una tan guerrera, el otro intentando comprender sus guerras.

Juno puede parecer, a simple vista, un personaje con el que es difícil empatizar. Pero nada más lejos de la realidad: todos podemos entenderla o compartir alguno de sus mensajes, ya sea en su fuerte alegato en contra del acoso escolar o comprendiendo que muchos «casos perdidos» eran niños a los que no se les quiso escuchar.

En El Templo nos gustaría saber qué te pareció este libro
Nombre
E-mail
Tags permitidos [b]Negrita[/b] [i]Cursiva[/i] [u]Subrayado[/u] [del]Tachado[/del] [q]Cita[/q] [spoiler]Texto[/spoiler]
Tu comentario

El Templo de las Mil Puertas no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus lectores.
Los spoilers deberán estar indicados en los comentarios en consideración a aquellos lectores que no hayan leído el libro.
¿Qué dicen nuestros lectores?
rosa de la casa en El gabinete de los objetos perdidos (Sección 13 I): Es muy chulo y me gustó mucho....
Oscar Cespedes en Amigo imaginario: Un libro que me atrapó al punto de extrañarlo. Stephen me most...
Bianca Torres Hudson en Para siempre, Lara Jean (A todos los chicos de los que me enamoré III): Me gustó muchísimo el libro. Le agradezco mucho a la escritora y ...
Bianca Hudsson en Para siempre, Lara Jean (A todos los chicos de los que me enamoré III): Está muy lindo e interesante, pero no me atrapó tanto como los do...
#Hungergameslover en Los Juegos del Hambre (Los Juegos del Hambre I): Me encantó el libro, es muy adictivo desde que Katniss se ofrece ...
Elena en La música de los prodigios: Me compré el libro nada más salir porque soy una asidua de las hi...
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras