Último número
Entrevistas
Pierdomenico Baccalario, autor de la saga Ulysses Moore, La Academia y Los zorros del desierto.
María Menéndez-Ponte, autora de El poso amargo del café, Nunca seré tu héroe, y Maldita adolescente.
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

Llamadme Nathan
Catherine Castro, Quentin Zuttion

Atisberri
La Comicteca de El Templo El Templo#71 (agosto 2019)
Por Ricardo Cuesta
226 lecturas

Nathan no soporta ponerse vestidos. Tampoco aguanta mirarse al espejo y descubrir que le están creciendo los senos, o el hecho de que cada mes le baje la regla. No importa lo que perciben los demás cuando la miran: él es un chico y su nombre es Nathan, no Lila.

El caso de Nathan no es aislado, pues refleja la situación por la que pasan muchos jóvenes trans en la actualidad. De hecho, está inspirada en el proceso de transición que llevó Lucas, un amigo de la guionista Catherine Castro. Quizá por ello refleja tan bien cómo es para estos jóvenes no identificarse con el género que les asignaron al nacer y el largo proceso hasta que consiguen sentirse bien con su propio cuerpo: disforia, visitas al psicólogo, inyecciones, operaciones, cambio en el registro civil... Además, Catherine Castro encuentra el tono perfecto para la historia: sin caer en el dramatismo, pero tampoco edulcorando la situación. Sin embargo, esto no le quita crudeza a la trama, que es capaz de conmover al lector en más de una ocasión. Pero no solo presenciamos el punto de vista de Nathan; Catherine Castro aprovecha para contar también la perspectiva de los padres, su hermano o sus amigos y cómo afecta todo a sus respectivas vidas. Eso sí, sin restarle protagonismo en ningún momento a Nathan.

En cuanto al dibujo, Quentin Zuttion hace un uso magnífico de las acuarelas. Las viñetas no están delimitadas, lo que permite que el artista dé rienda suelta a su creatividad, como en las que retrata la disforia de género de Nathan, realmente memorables.

La tendencia actual es la de crear relatos que traten temas LGTB pero sin ser estos el foco principal en torno al que gire la historia. En ese sentido Llamadme Nathan se queda un poco atrás, pues se centra exclusivamente en el proceso de transición de Nathan. Sin embargo, eso no le quita valor, ni mucho menos calidad. La forma de contar la historia de Catherine Castro unida al dibujo de Quentin Zuttion conforman un tándem perfecto que nos ha encantado. Sin duda, estamos ante un cómic más que necesario, creado con cariño y con el deseo de ayudar a otros jóvenes trans que estén pasando por la misma situación.

En El Templo nos gustaría saber qué te pareció este libro
Nombre
E-mail
Tags permitidos [b]Negrita[/b] [i]Cursiva[/i] [u]Subrayado[/u] [del]Tachado[/del] [q]Cita[/q] [spoiler]Texto[/spoiler]
Tu comentario

El Templo de las Mil Puertas no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus lectores.
Los spoilers deberán estar indicados en los comentarios en consideración a aquellos lectores que no hayan leído el libro.
¿Qué dicen nuestros lectores?
Alejandra en Una conexión ilógica: Excepcional.. me ayudó a entender un poco más a mi hijo de 15 año...
moco en Por ti daré mi vida: Me gustó....
fany en Hasta el fin del mundo: Es interesante el libro. ...
Priscilla en El rebaño peligroso: ¡Hola! Se trata de un libro que se lee en un momento...
Priscilla en Ahora llega el silencio: ¡Hola! En una sociedad postapocalíptica donde el saq...
Lorenzo en Nunca seré tu héroe (primera parte de la saga): Es uno de los peores libros que he leído en mucho tiempo. Se not...
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras
Último número