Último número
Entrevistas
Daniel Ojeda, autor de Todo lo que sé sobre un corazón roto y Como si nadie nos estuviera mirando.
Rachel Hartman, autora de Seraphina, Escamas y Tess del camino.
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

¡Lucha como una chica! (El club de las solteronas III)
Holly Bourne

La Galera
Reseñas de novedades El Templo#70 (junio 2019)
Por Daniel Renedo
510 lecturas

Lottie tiene el presentimiento de que algo malo va a pasar cuando, camino de clase, se topa con una furgoneta con dos tipos que la miran fijamente. Y así ocurre: abren las puertas, le bloquean el paso y empiezan a incomodarla diciéndole lo guapa que se ha puesto para ellos... Lottie calcula la forma de escapar y, en cuanto ve la oportunidad, echa a correr. Da igual que le griten «CALIENTAPOLLAS», porque lo único que Lottie escucha es su propia voz que (lamentablemente) le dice: «Pero si ni siquiera iba en minifalda».

Este suceso es el detonante del «Proyecto Vagilante», en el que Lottie se propone denunciar todos los casos de sexismo con los que se encuentre durante un mes. Ser La Vagilante se convierte en su nueva prioridad, pero hay un problema: la balanza entre el proyecto y su futuro académico está completamente descompensada. Sin embargo, Lottie no está dispuesta a ceder. El Proyecto Vagilante en su totalidad es importante, aunque día a día se vuelva más loco y, con él, ella misma.

¡Lucha como una chica! llega a España tres años después de su publicación en Reino Unido. El tiempo de demora es, en este caso, una desventaja considerable, porque el libro aborda el feminismo, un movimiento en constante evolución. Esta tercera entrega se lee, al igual que las anteriores —¿Ya soy normal? y ¿Esto es amor?—, increíblemente rápido, y su punto fuerte es la forma en la que se explican y exploran la disonancia cognitiva y el llamado «Síndrome de Desgaste Activista». La disonancia cognitiva se refleja muy bien en esta protagonista contradictoria, imperfecta e impulsiva, mientras que el síndrome es evidente en las consecuencias de su lucha.

No nos ha gustado, en cambio, la visión limitada que la autora da de la realidad, reduccionista por olvidarse de plasmar la relación que existe entre el feminismo y la raza, la clase social, la identidad de género... Es una lástima porque se nota que su intención es buena y, como posteriores obras suyas demuestran (y que esperemos que lleguen pronto a España), comete errores que acabará subsanando.

La trilogía de El club de las solteronas es una introducción amena al feminismo. En ella, aunque especialmente en ¡Lucha como una chica!, se señalan muchos de los micromachismos a los que se enfrentan las chicas jóvenes a diario. Seguro que hay más de uno que has normalizado. Por eso (y para pasar un buen rato) te recomendamos leerla al completo o escoger directamente a una de las protagonistas: la peculiar Evie, la creativa Amber o la ruidosa Lottie.

En El Templo nos gustaría saber qué te pareció este libro
Nombre
E-mail
Tags permitidos [b]Negrita[/b] [i]Cursiva[/i] [u]Subrayado[/u] [del]Tachado[/del] [q]Cita[/q] [spoiler]Texto[/spoiler]
Tu comentario

El Templo de las Mil Puertas no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus lectores.
Los spoilers deberán estar indicados en los comentarios en consideración a aquellos lectores que no hayan leído el libro.
¿Qué dicen nuestros lectores?
xiana iglesias vazquez en El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares: Me parece un libro muy interesante, pero no doy las cinco porque ...
javi en Desconocidos: No lo recomiendo....
_Beñ@t_29 en Nunca seré tu héroe (primera parte de la saga): Este libro me ha encantado por los capítulos inesperados. ...
DD en Conexiones: El libro está sweety. ...
Priscilla en Marina: ¡Hola! Creo que este libro tiene muy que muy bien me...
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras
Último número