Último número
Entrevistas
Jay Kristoff, autor de Las guerras del loto, Illuminae y Nuncanoche.
Chris Pueyo, autor de El chico de las estrellas, Aquí dentro siempre llueve y La abuela.
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

Un lugar al que volver
John Corey Whaley

Círculo de Lectores
Libros olvidados El Templo#68 (febrero 2019)
Por Daniel Renedo
1.201 lecturas

Eso era lo que pasaba en Lily. La gente soñaba. La gente se marchaba. Y después volvía. Era como la versión de Arkansas de un agujero negro; nada podía escapar de él.

Es verano. Una variedad de pájaro carpintero, que se creía extinta desde hace más de medio siglo, ha puesto la localidad de Lily patas arriba. Su avistamiento ha devuelto la esperanza en las segundas oportunidades a los habitantes de un lugar que destaca por lo anodino, de donde los jóvenes, a la mínima, «escapan» con la intención de no volver. Por eso, cuando Gabriel, el hermano del protagonista, desaparece, se cree que podría ser algo completamente voluntario, y pronto su desaparición pasa a un segundo plano.

Ese es el verano y la historia de Cullen Witter. Pero también está la historia de Benton Sage, un joven misionero que pronto deja de encontrarle sentido a su cometido y decide embarcarse en una búsqueda desesperada del sentido de todo lo que le rodea. Y ambas historias son, en realidad, una: Un lugar al que volver.

Un lugar al que volver ganó, entre otros premios, el Michael L. Printz, quizá el galardón estadounidense más prestigioso en lo que respecta a literatura juvenil. Desafortunadamente, en España, el debut literario de John Corey Whaley ha caído en el olvido. En gran medida, esto se debe a que su disponibilidad fue limitada. Con una traducción propia de Círculo de Lectores, formó parte de su catálogo al año siguiente de su publicación en 2011.

El texto, ocho años después, sigue resonando de la forma en que lo hacía por entonces: con su prosa certera, personajes verosímiles, carácter reflexivo, análisis profundo de las situaciones que se plantean y un delicado, aunque inusual, manejo de la trama. Hace también uso de un gran número de elementos religiosos —nombres, apelativos, textos, símbolos y virtudes teologales (fe, esperanza y caridad)— que quedan perfectamente integrados dentro de la historia y de la ambientación que requiere la novela.

Cuando estás leyendo este libro no sabes del todo qué esperar. Te creas expectativas. Intentas deducir qué pasará, pero la trama se retuerce. Ves cómo algunos de los personajes se convierten en muertos vivientes. Te dejas devorar por la historia. Y terminas por no tener lugar al que volver.

En El Templo nos gustaría saber qué te pareció este libro
Nombre
E-mail
Tags permitidos [b]Negrita[/b] [i]Cursiva[/i] [u]Subrayado[/u] [del]Tachado[/del] [q]Cita[/q] [spoiler]Texto[/spoiler]
Tu comentario

El Templo de las Mil Puertas no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus lectores.
Los spoilers deberán estar indicados en los comentarios en consideración a aquellos lectores que no hayan leído el libro.
¿Qué dicen nuestros lectores?
Priscilla en Erik Vogler y los crímenes del rey blanco (Erik Vogler I): ¡Hola! Verdaderamente, un buen comienzo de saga. En lo p...
kelly en Hush, hush: ¡¡Me encanta!! Todo encaja y ya esperaba el final, que por ci...
youo en La Emperatriz de los Etéreos: Me ha encantado la historia y las cosas que ocurren. Me ha gustad...
José Ignacio en El rithmatista (El rithmatista I): ¡Wow! ¡Qué gran reseña! Una profesora me había comentado una...
Michelle en Crepúsculo. Vida y muerte: Me gustó mucho, es muy interesante y entretenido, una vez que ini...
Lil berry en Dark Lord. Días de instituto: Tengo quince años y hasta ahora este libro es el único que me he ...
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras
Último número