Último número
Entrevistas
Pierdomenico Baccalario, autor de la saga Ulysses Moore, La Academia y Los zorros del desierto.
María Menéndez-Ponte, autora de El poso amargo del café, Nunca seré tu héroe, y Maldita adolescente.
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

La luz que no puedes ver
Anthony Doerr

Suma de letras
¿Solo para adultos? El Templo#50 (febrero 2016)
Por Gabriela Portillo
2.947 lecturas

Sus dedos acarician cada uno de los edificios de Saint-Malo, deteniéndose en el que ahora es su hogar. En pocos segundos recorre el pueblo costero que la acoge, aprende a moverse por sus calles. La ocupación nazi obligó a Marie-Laure y a su padre a huir de París hacia una población más apartada. Una nueva vida supone una nueva maqueta. Su padre, que es cerrajero, se encarga de hacerla. Y es que, si quiere sobrevivir, Marie-Laure tiene que conocer los alrededores de antemano: es ciega.

Al mismo tiempo, en Alemania reclutan cada vez más jóvenes para la guerra. Werner, un espabilado huérfano, no pasa desapercibido a las autoridades. Su increíble manejo de la radio le garantiza la protección que no podría lograr de otro modo por su escuálido cuerpo. Vive rodeado de transistores, pero ¿será suficiente con cumplir los sueños de su infancia para soportar el horror de la guerra?

La Segunda Guerra Mundial es el nexo que une a nuestros protagonistas. A pesar de la distancia, sus historias están más conectadas de lo que imaginan. ¿Cómo puede una chiquilla francesa tener algo en común con un oficial alemán? Si prestas atención, podrías encontrar la respuesta en una retransmisión clandestina a altas horas de la noche, en una leyenda sobre un diamante maldito o entre las páginas de esta novela. La precisión histórica, la fluida narración (favorecida por los capítulos cortos) y la delicadeza a la hora de mostrar temas tan duros, sin censura, hicieron a Anthony Doerr digno merecedor del Premio Pulitzer, uno de los galardones literarios más prestigiosos de Estados Unidos.

Irónicamente, La luz que no puedes ver ilumina aspectos de la historia que suelen permanecer ocultos en la literatura: la ocupación francesa, las violaciones, el trato a los minusválidos. Todo ello desde la visión de dos jóvenes que decidieron ver lo que ocurría a su alrededor antes de que sus ojos se cerrasen para siempre.

En El Templo nos gustaría saber qué te pareció este libro
Nombre
E-mail
Tags permitidos [b]Negrita[/b] [i]Cursiva[/i] [u]Subrayado[/u] [del]Tachado[/del] [q]Cita[/q] [spoiler]Texto[/spoiler]
Tu comentario

El Templo de las Mil Puertas no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus lectores.
Los spoilers deberán estar indicados en los comentarios en consideración a aquellos lectores que no hayan leído el libro.
¿Qué dicen nuestros lectores?
Priscilla en El rebaño peligroso: ¡Hola! Se trata de un libro que se lee en un momento...
Priscilla en Ahora llega el silencio: ¡Hola! En una sociedad postapocalíptica donde el saq...
Lorenzo en Nunca seré tu héroe (primera parte de la saga): Es uno de los peores libros que he leído en mucho tiempo. Se not...
Kris en La materia oscura: Yo leí este libro cuando tenía 17 años (ahora tengo 32) y recuerd...
duiydhfhfgbdg en Skulduggery Pleasant: Derek, ¿por qué no te dan ya el premio al mejor escritor de la dé...
pepon en El mar: Estoy de acuerdo contigo, MarÍa Cristina, pero no hace falta que ...
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras
Último número