Último número
Entrevistas
Begoña Oro, autora de Tú tan cáncer y yo tan virgo, Pomelo y limón Croquetas y wasaps.
Victoria Schwab, autora de la saga Villanos, La ciudad de los fantasmas o Los monstruos de Verity .
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

Manolito Gafotas
Elvira Lindo

Alfaguara
El reportero recomienda El Templo#68 (febrero 2019)
Por Natalia Aróstegui
923 lecturas

Empecemos por el principio de los tiempos: Manolito es un niño de diez años que lleva una vida de lo más normal. Las mates se le dan regular, su abuelo está de la próstata y tiene un hermano pequeño, el Imbécil, que siempre le está robando protagonismo.

Manolito pensaba que su día a día era un rollo repollo que no le podía interesar a nadie. Pues nada más lejos de la realidad: desde que una señora con una grabadora se le acercó una mañana y le pidió que le contara su vida, media España está pendiente de sus aventuras. La señora ha escrito siete libros desvelando las intimidades más íntimas de los García Moreno, y ahora los vecinos de Carabanchel (Alto) reconocen a Manolito por la calle y las collejas con efecto retardado de su madre son famosas en todo el mundo mundial.

Manolito se pregunta a menudo por qué la señora de la grabadora lo eligió a él, que no es listo como Paquito Medina ni chulito como Yihad. Seguro que hasta el Orejones López, su mejor amigo y cerdo traidor, tendría más que contar que él, que es un tío supernormal. Precisamente es en esta normalidad donde reside la clave de Manolito Gafotas: Elvira Lindo se ha convertido en una figura imprescindible de nuestra LIJ al describir la cotidianidad de un barrio madrileño a través de la voz de un niño de diez años. Para ello, emplea un humor inteligente que es ya su seña de identidad y que es capaz de hacer reír a cualquier lector, independientemente de que sea de la edad de Manolito o tan viejo como su sita Asunción.

Las historias de Manolito no tienen una trama trepidante, llena de giros inesperados, y sus protagonistas no luchan contra trascendentales conflictos internos. Elvira Lindo opta por lo difícil: apoyarse únicamente en su estilo literario y los pequeños detalles para convertir anécdotas cotidianas en aventuras emocionantes y para transformar a personajes aparentemente corrientes en protagonistas inolvidables.

Manolito (¿o mejor Manolo?) dice que la señora que escribe los libros siempre se queda con lo peor de lo que le cuenta, pero nosotros discrepamos: Carabanchel (Alto) guarda entre collejas, suspensos y letras por pagar un trocito de la infancia de cientos de lectores.

En El Templo nos gustaría saber qué te pareció este libro
Nombre
E-mail
Tags permitidos [b]Negrita[/b] [i]Cursiva[/i] [u]Subrayado[/u] [del]Tachado[/del] [q]Cita[/q] [spoiler]Texto[/spoiler]
Tu comentario

El Templo de las Mil Puertas no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus lectores.
Los spoilers deberán estar indicados en los comentarios en consideración a aquellos lectores que no hayan leído el libro.
¿Qué dicen nuestros lectores?
Jose Carlos en Maldita física: Quiero leerlo para una tarea de física....
sofia reyes en Marianela: Está muy aburrido, le faltan palabras malas....
Cesar en El ladrón de minutos: Este cuento me pareció divertido y emocionante....
collo en Los tres mosqueteros: La verdad es que a mí me pareció un libro interesante, con histor...
Naty en A dos centímetros de ti: Tengo una duda sobre si el libro ¿Y si quedamos como amigos? y A...
kappOTAKU en Éramos mentirosos: No me gustó este libro, sentí que era una pérdida de tiempo porqu...
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras