Último número
Entrevistas
Rafael Salmerón, autor de No te muevas, Musaraña, El club y 27 latidos.
Jay Kristoff, autor de Illuminae, Nuncanoche y Las guerras del Loto.
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

Manolito Gafotas
Elvira Lindo

Alfaguara
El reportero recomienda El Templo#68 (febrero 2019)
Por Natalia Aróstegui
1.829 lecturas

Empecemos por el principio de los tiempos: Manolito es un niño de diez años que lleva una vida de lo más normal. Las mates se le dan regular, su abuelo está de la próstata y tiene un hermano pequeño, el Imbécil, que siempre le está robando protagonismo.

Manolito pensaba que su día a día era un rollo repollo que no le podía interesar a nadie. Pues nada más lejos de la realidad: desde que una señora con una grabadora se le acercó una mañana y le pidió que le contara su vida, media España está pendiente de sus aventuras. La señora ha escrito siete libros desvelando las intimidades más íntimas de los García Moreno, y ahora los vecinos de Carabanchel (Alto) reconocen a Manolito por la calle y las collejas con efecto retardado de su madre son famosas en todo el mundo mundial.

Manolito se pregunta a menudo por qué la señora de la grabadora lo eligió a él, que no es listo como Paquito Medina ni chulito como Yihad. Seguro que hasta el Orejones López, su mejor amigo y cerdo traidor, tendría más que contar que él, que es un tío supernormal. Precisamente es en esta normalidad donde reside la clave de Manolito Gafotas: Elvira Lindo se ha convertido en una figura imprescindible de nuestra LIJ al describir la cotidianidad de un barrio madrileño a través de la voz de un niño de diez años. Para ello, emplea un humor inteligente que es ya su seña de identidad y que es capaz de hacer reír a cualquier lector, independientemente de que sea de la edad de Manolito o tan viejo como su sita Asunción.

Las historias de Manolito no tienen una trama trepidante, llena de giros inesperados, y sus protagonistas no luchan contra trascendentales conflictos internos. Elvira Lindo opta por lo difícil: apoyarse únicamente en su estilo literario y los pequeños detalles para convertir anécdotas cotidianas en aventuras emocionantes y para transformar a personajes aparentemente corrientes en protagonistas inolvidables.

Manolito (¿o mejor Manolo?) dice que la señora que escribe los libros siempre se queda con lo peor de lo que le cuenta, pero nosotros discrepamos: Carabanchel (Alto) guarda entre collejas, suspensos y letras por pagar un trocito de la infancia de cientos de lectores.

En El Templo nos gustaría saber qué te pareció este libro
Nombre
E-mail
Tags permitidos [b]Negrita[/b] [i]Cursiva[/i] [u]Subrayado[/u] [del]Tachado[/del] [q]Cita[/q] [spoiler]Texto[/spoiler]
Tu comentario

El Templo de las Mil Puertas no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus lectores.
Los spoilers deberán estar indicados en los comentarios en consideración a aquellos lectores que no hayan leído el libro.
¿Qué dicen nuestros lectores?
Anonimo en Un hijo: Gracias, me llegó hasta el corazón. Muchas gracias por su reseña....
diana en El señor de los anillos: Me encantó la reseña de El señor de los anillos. ...
elia en Monsterchef: Horrible. ...
Joana Isabel en Vendida: ¿Está basado en un hecho verídico? Hace años oí este titulo por l...
Azul Montalvo en La quinta ola (primera parte de la saga): Es un libro muy bueno, de esos que empiezas y no quieres parar. M...
maikelys en Un beso en París (primera parte de la saga): No leí el libro completo, pero se ve que es muy interesante....
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras
Último número