Último número
Entrevistas
Marissa Meyer, autora de Renegados, Sin corazón y Las crónicas lunares.
Ledicia Costas, ganadora del Premio Nacional con Escarlatina, la cocinera cadáver. 
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

El mar de la Tranquilidad
Josep Sampere

SM
Reseñas de novedades El Templo#55 (diciembre 2016)
Por Javier Moriones
1.408 lecturas

Dos figuras sin nombre y sin ape­nas consistencia aparecen en un mar de bruma. En un primer momento les cues­ta recordar quiénes son o qué hacen allí. Pero poco a poco van descubrien­do elementos que les hacen ir confor­mando su identidad: encuentran unas gafas con las que recupe­ran la visión y una tarjeta que dice: «Mauri y Mateo Rojas, detectives. Encon­tramos el hilo de todas las tramas».

Los dos empiezan a moverse por estas calles que se deshacen y acu­den a la llamada de los Volart, una pareja que se encuentra desesperada en este mundo neblinoso porque no encuentra a su hijo, Santi. Lo único que saben de él es que es es­critor y creen que se lo ha llevado el mar. Los hermanos Rojas comienzan su búsqueda, encontrándose con objetos perdidos, recuerdos que les suenan, en un camino hacia la identidad.

El mar de la Tranquilidad fue la ga­nadora del Premio El Barco de Vapor en su edición catalana en el año 2004. Ahora, doce años más tarde, sale en castellano en la colección Gran Angular de la editorial SM.

En esta historia, a pesar de su sim­plicidad en la forma —puesto que en principio estaba dirigida a un público más joven— vemos unas referencias claras. Josep Sampere se une a la línea de esos autores que reflexionan sobre la actividad literaria, donde los perso­najes toman consciencia de que lo son, en este caso dentro de la propia ficción. De esta manera, conecta directamen­te con Seis personajes en busca de un autor, de Pirandello, cuando vemos a Mauri y Mateo buscando a Santi Volart; o con Niebla, de Miguel de Unamuno, que se relaciona directa­mente con su paraje bru­moso y la misma reflexión ficcional. Sin duda, este juego de referencias con dos grandes clásicos del siglo XX tuvo que emocio­nar al jurado del Premio.

Una de las caracte­rísticas más positivas de esta lectura es que la su­cesión de distintas esce­nas, con muchos diálogos y un estilo claro y directo, consigue que el lector la pueda leer en una tarde. Además, no se limita solo a hacer la re­flexión metaliteraria, sino que añade un matiz del que no podemos contarte mucho. Si hay algo que hemos echado de menos, son las ilustraciones que hu­bieran acompañado estupendamente a un texto que daba pie a ellas.

Sin duda, una buena novela para leer de una sentada, que brinda una doble lectura para lectores de distin­tas edades.

En El Templo nos gustaría saber qué te pareció este libro
Nombre
E-mail
Tags permitidos [b]Negrita[/b] [i]Cursiva[/i] [u]Subrayado[/u] [del]Tachado[/del] [q]Cita[/q] [spoiler]Texto[/spoiler]
Tu comentario

El Templo de las Mil Puertas no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus lectores.
Los spoilers deberán estar indicados en los comentarios en consideración a aquellos lectores que no hayan leído el libro.
¿Qué dicen nuestros lectores?
freddie mercury en La música del viento: El libro me ha parecido muy bueno y con una gran historia dentro....
polo en Insu-Pu: la isla de los niños perdidos: Es aburrido, pero a la par de interesante, me gustó....
Kaitlyn Natal Castro en Huesos de hielo: El libro es muy bueno, les sugiero que lo lean....
Enara en Cierra los ojos y mírame: Una tarde me duró. Con este libro conocemos cómo vivimos las pers...
lucero en Don Juan Tenorio: El cuento está excelso, muy extraordinario comentario e inteligen...
natalia en Don Juan Tenorio: Me encantaria que me mandaran reseñas todas las veces posibles. C...
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras
Último número