El Gato Templario

ÚLTIMO NÚMERO

Último número

ENTREVISTAS

Iria G. Parente y Selene M. Pascual, autoras de Sueños de piedra y Rojo y oro
Morgan Matson, autora de Amy y Roger y Desde que te fuiste
Leer más...

RESEÑAS

El rey cuervo (The Raven Boys IV) Maggie StiefvaterLa jaula del rey (La reina Roja III) Victoria AveyardLa sonrisa de los peces de piedra Rosa HuertasSpellslinger (Spellslinger I) Sebastien de CastellRéplica (Réplica I) Lauren OliverRan y el mundo gris Aki Irie
Leer más...

¿QUÉ TE APETECE LEER?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

Jerebeque ¡PRUÉBALO! Jerebeque

 RESEÑAS  

Marianela Benito Pérez Galdós

Alianza Editorial
#PostureoClásicos Templo#58 (junio 2017)

A pesar del título de la obra, la protagonista no tiene un nombre oficial: no tuvo familia para dárselo. Las gentes del pueblo la llaman Nela, por ser hija de la Canela, Mariquilla o María Nela. Lo cierto es que no la tienen en mucha estima, pues su orfandad está marcada por el suicidio de su madre, un pecado en aquella época. La familia que se encarga de ella así se lo ha hecho saber: ella no sirve para nada y mejor le hubiese sido haber muerto.

Nela ha interiorizado sus palabras y se cree inútil y fea. Quizás sea la razón por la que se siente tan a gusto con Pablo, a quien sirve como lazarillo. El joven ciego disfruta de su compañía, su imaginación e inocencia; parece ser el único capaz de ver más allá de las apariencias.

Tras un año y medio de amistad, ambos empiezan a sentir algo más. Por eso, cuando el aclamado doctor Golfin llega al pueblo dispuesto a otorgar la visión a Pablo, las dudas comienzan a martirizar a Nela. ¿La seguirá queriendo cuando descubra que su belleza es solo interior?

Pérez Galdós solo necesita unas pocas páginas para crear un conflicto que engancha, invita a reflexionar y produce sentimientos de toda índole al mismo tiempo. La historia de la pobre Marianela, cuyo potencial y bondad nunca llegan a ser reconocidos por aspectos superficiales como su pobreza y su físico, removerá más de una conciencia.

El autor logra involucrar al lector gracias a una cuidada creación de personajes: no solo Marianela destaca por su realismo, sino que cada uno de los secundarios que la acompañan podrían pasar por personas de nuestro día a día.

Tanto es así, que el paso de los años solo se nota en las expresiones algo anticuadas que utilizan los personajes. Como buen clásico, Marianela continúa vigente siglo y medio después de su publicación.

Por


En El Templo nos gustaría saber qué te pareció este libro.

Nombre *

E-mail * (no se publicará)

Twitter

 Puntuación (solo si has leído el libro)


Tags permitidos: [b]Negrita[/b] [i]Cursiva[/i] [u]Subrayado[/u] [del]Tachado[/del] [q]Cita[/q] [spoiler]Texto[/spoiler]

Avisarme cuando se publique mi comentario.

El Templo de las Mil Puertas no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus lectores.

Los comentarios están moderados y no se permitirán insultos ni enlaces a contenidos para +18.

Los spoilers deberán estar indicados en los comentarios en consideración a aquellos lectores que no hayan leído el libro.

Los campos marcados con * son obligatorios.

Repasa tu comentario antes de enviarlo para corregir las faltas. Escribe con todas las letras, esto no es un móvil ;) Y no escribas en mayúsculas. Eso significa gritar en Internet.


¿QUÉ DICEN NUESTROS LECTORES?

Paulaa en La feria de la noche eterna: Qué chuli.... Leer comentario

secreto en La noche más oscura: Este libro fue una completa decepción para mí. El título llam... Leer comentario

victor en Quantic Love: Es un libro emocionante, pero a la vez aburrido.... Leer comentario

Diego en Maus: Una historia que engancha, muy buena historia gráfica. Coges cari... Leer comentario

May López en Valkiria: Yo me lo he terminado esta misma mañana. Sinceramente, me ha gust... Leer comentario

Carlota en La jaula del rey (La reina Roja III): Este es el libro que más nervios me ha hecho tener durante TODA l... Leer comentario

ÚLTIMAS NOVEDADES EN EL CATÁLOGO
#CITASCALLEJERAS
ÚLTIMO NÚMERO