Último número
Entrevistas
Beatriz Osés, autora de la saga Erik Vogler y de la trilogía Albert Zimmer.
Renée Ahdieh, autora de la saga La ira y el amanecer y Hermosa eternidad.
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

Memoria de la chica azul
Pablo Gutiérrez

Edebé
Reseñas de novedades El Templo#82 (junio 2021)
Por Carlota Echevarría
135 lecturas

Beatriz y Mel se conocieron en el área de psiquiatría infantil del hospital. Él daba el perfil de chico conflictivo: pasó sus primeros años con sus padres drogadictos, y luego en una casa de acogida hasta que Fran y Tere se hicieron cargo de él. Pero ¿qué hacía ella allí? Había tenido una infancia feliz, una familia que la apoyaba, buenas notas... parecía completamente normal salvo por una cosa: su pelo, de un azul imposible.

Para Beatriz, todo empezó la primera noche que no supo distinguir sueño de realidad. Al levantarse, su pelo se había vuelto azul y brillante. Su madre estaba horrorizada, no sabía qué prefería pensar: que su hija se había teñido y ahora intentaba engañarla o que realmente no recordaba haberlo hecho. Así que Beatriz decidió que mejor se callaba todo lo demás: los sueños lúcidos, las voces, las personas que nadie más veía...

Para Mel, Beatriz era magnética. Ella necesitaba que la apoyasen y él estaba feliz de compartir sus días con ella. Con Beatriz, los límites de la realidad se desdibujaban y era fácil creerla, pero ¿hasta qué punto? ¿Y si su vida o la de otras personas estaba en juego? Si Mel pensaba que sus visiones eran fruto de una mente enferma, ¿la estaba traicionando?

Con este interesante dilema, Pablo Gutiérrez va desplegando ante nosotros el misterio de Beatriz. Hábilmente, coloca una serie de pistas que nos llevan a pensar que Beatriz realmente tiene visiones, aunque todo parezca indicar que se ha vuelto loca. Una vez establecido el planteamiento, la novela pierde ritmo; el misterio se entrelaza con algo de acción, pero la verdadera incógnita tarda en resolverse. Por suerte, el desenlace resulta satisfactorio: la novela da lo que promete y cada pieza, al final, tiene un hueco donde encajar.

A pesar de que la historia gira en torno a Beatriz, el personaje al que realmente llegamos a conocer es Mel. Su pasado resulta verosímil porque tiene la mezcla justa de buena y mala suerte; en él, el optimismo y el cinismo encuentran el equilibrio necesario para mostrarnos que, aunque haya sufrido mucho, está dispuesto a dar a la vida otra oportunidad.

Memoria de la chica azul puede parecer una novela realista, pero es más bien de suspense con algún ingrediente paranormal. Si te fascina lo diferente, el misterio de Beatriz Worziack te atrapará.

En El Templo nos gustaría saber qué te pareció este libro
Nombre
E-mail
Tags permitidos [b]Negrita[/b] [i]Cursiva[/i] [u]Subrayado[/u] [del]Tachado[/del] [q]Cita[/q] [spoiler]Texto[/spoiler]
Tu comentario

El Templo de las Mil Puertas no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus lectores.
Los spoilers deberán estar indicados en los comentarios en consideración a aquellos lectores que no hayan leído el libro.
¿Qué dicen nuestros lectores?
la loca es perfecta en El señor de las moscas: Muy buena reseña. ...
xd en Las máscaras de Omega (Luna y los Incorpóreos I): No me gusta nada este libro....
Adria Salvatella en 50 cosas sobre mí: Estaría perfecto si estuvieran todos los personajes....
Maria en Miedo (Mentira III): Me parece unos libros increíbles, con tantos sentimientos, tant...
Cynthia en Desconocidos: Me encantó. Solo me pidieron que buscara el resumen del libro, p...
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras
Último número