Último número
Entrevistas
Gabriella Campbell, autora de El fin de los sueños y La noche del espectro.
África Vázquez, autora de las bilogías La ciudad de los ladrones y El club de los miércoles
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

La misericordia del cuervo (primera parte de la saga)
Margaret Owen

Puck
Reseñas de novedades El Templo#73 (diciembre 2019)
Por Marta Álvarez
1.184 lecturas

Desde los espléndidos Fénix y sus llamas hasta las Gorriones, capaces de volverse imperceptibles, todas las castas de Sabor tienen un don. Todas, salvo la duodécima: los Cuervos. Ellos no pueden hacer nada salvo vagar por los caminos, protegiéndose unos a otros del maltrato de las demás castas, buscando el humo de las almenaras de plaga en la distancia. Ese humo indica que alguien ha enfermado, y que ellos, los Cuervos, deben ir a recoger su cadáver antes de que infecte a nadie más. Y, si aún no es un cadáver, también son ellos los encargados de impartir misericordia.

Hacía siglos que ningún Fénix se contagiaba de la plaga, pero ha pasado, y le toca a la bandada de Fie cremar el cuerpo. Salvo que esta vez no es un cuerpo, sino dos: los del príncipe heredero Jasimir y su Halcón guardaespaldas, Tavin. Y también hay otra novedad: Jas y Tav están vivos.

Compinchados con el jefe de Fie, han fingido su muerte para escapar de la madrastra del príncipe, la reina Rhusana, de quien sospechan que está urdiendo un complot que podría acabar no solo con la vida de Jasimir, sino también con la de todos los Cuervos. Pero Rhusana se ha cruzado con la bandada que no debía. Porque Fie es una bruja Cuervo: no tiene don de nacimiento propio, pero, con un puñado de dientes, es capaz de robar el que desee.

Puede resultar complicado adentrarse en el mundo de Sabor, con sus castas, su magia, sus brujos y sus dioses muertos. Margaret Owen ha creado un entramado de fantasía y costumbres al que cuesta un tiempo cogerle el tranquillo, y la traducción de la novela hace un flaco favor en este aspecto. Las estructuras y calcos del inglés tampoco facilitan que el lector se sumerja en la historia, pero los giros de trama consiguen, finalmente, engancharle.

Lo verdaderamente sorprendente no son las emboscadas ni los complots, sino las decisiones de los personajes. Margaret Owen consigue que Fie, Tavin y los demás guíen la trama hacia lugares inesperados, cogiendo desprevenido al lector, pero sin perder en ningún momento la coherencia de sus personajes. El principal atractivo de la novela son ellos, sus desavenencias y su química, y cómo superándolas (o sucumbiendo a ellas) se cambian los unos a los otros.

¿Te unirás a su bandada?

En El Templo nos gustaría saber qué te pareció este libro
Nombre
E-mail
Tags permitidos [b]Negrita[/b] [i]Cursiva[/i] [u]Subrayado[/u] [del]Tachado[/del] [q]Cita[/q] [spoiler]Texto[/spoiler]
Tu comentario

El Templo de las Mil Puertas no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus lectores.
Los spoilers deberán estar indicados en los comentarios en consideración a aquellos lectores que no hayan leído el libro.
¿Qué dicen nuestros lectores?
Angi en El buscador de finales: Está súper inflavalorado, fue uno de los primero libros que leí a...
Luz María Rivero en Un beso en París (primera parte de la saga): Me encantó, pero me habría gustado más si fuera más largo. Aun a...
MJA en Un beso en París (primera parte de la saga): Ei!! Os recomiendo este libro porque es muy interesante. Des...
vale en El violín negro: nos super encanto la reseña por la intriga que te deja.y nos enca...
ALBERTO VALDIVIA PORTUGAL en El retrato de Dorian Gray: El Retrato de Dorian Gray, lo he leído varias veces en diferentes...
Eilin Ramos en Dare me: Fue bonito mientras nadie murió: Me gustaría leer el libro entero :(...
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras
Último número