Último número
Entrevistas
Gabriella Campbell, autora de El fin de los sueños y La noche del espectro.
África Vázquez, autora de las bilogías La ciudad de los ladrones y El club de los miércoles
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

Los niños del muelle
Mónica Rodríguez

Edelvives
Reseña inédita
Por Nerea Marco
308 lecturas

Rodrigo disfruta con sus padres de unas vacaciones en la ciudad de Santander. Mientras pasean tranquilamente por el muelle, se fijan en unas curiosas estatuas de bronce que representan a niños desnudos tirándose al mar. Son los raqueros, niños sin familia que vivían en la calle y que sobrevivían con algún robo y con las monedas que les lanzaban al agua, que eran capaces de recuperar gracias a sus habilidades de buceo.

Tras una caída al mar en el muelle, Rodrigo, el hijo único, egoísta y bastante consentido de la familia Morales, pasa de disfrutar con sus padres de un paseo relajado a encontrarse en una situación bastante complicada: sin saber cómo, ha viajado en el tiempo y ahora esas estatuas son niños de carne y hueso, raqueros que viven en el Santander de inicios del siglo XX. El joven tendrá que ganarse la confianza del grupo para poder sobrevivir hasta averiguar cómo volver a su tiempo.

Además de los muchos choques culturales y sociales que Rodrigo encuentra entre 1906 y la actualidad, una de las características más destacables de esta novela es el uso del lenguaje. Como está situada en Santander y gran parte de la trama transcurre en la zona de los muelles, aparece todo el léxico marítimo y casi se puede oler el mar entre las páginas. Pero además, Mónica Rodríguez nos introduce en la época con el uso del habla vulgar de algunos personajes y el argot propio de los raqueros, esas palabras tan raras que Rodrigo no entiende a su llegada (tordo, anadar, cole, taday, embizcar), pero que pronto conseguirá comprender para poder defenderse en ese ambiente.

La pobreza, el hambre y las penurias que soportan los menos privilegiados ayudarán a Rodrigo a ir abriendo los ojos a un mundo al que antes no había prestado atención. Las desigualdades sociales y el rechazo de la clase burguesa hacia los raqueros y otros personajes de la novela consiguen que Rodrigo reflexione sobre sus propios valores y que quitaría este "que" tome conciencia de la realidad que sufren esos niños abandonados a su suerte.

Los niños del muelle es una historia de crecimiento y evolución personal del protagonista, que no sólo hace un viaje en el tiempo sino también uno personal que le cambiará profundamente, gracias a la solidaridad y amistad que emprende con los raqueros.

En El Templo nos gustaría saber qué te pareció este libro
Nombre
E-mail
Tags permitidos [b]Negrita[/b] [i]Cursiva[/i] [u]Subrayado[/u] [del]Tachado[/del] [q]Cita[/q] [spoiler]Texto[/spoiler]
Tu comentario

El Templo de las Mil Puertas no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus lectores.
Los spoilers deberán estar indicados en los comentarios en consideración a aquellos lectores que no hayan leído el libro.
¿Qué dicen nuestros lectores?
vale en El violín negro: nos super encanto la reseña por la intriga que te deja.y nos enca...
ALBERTO VALDIVIA PORTUGAL en El retrato de Dorian Gray: El Retrato de Dorian Gray, lo he leído varias veces en diferentes...
Eilin Ramos en Dare me: Fue bonito mientras nadie murió: Me gustaría leer el libro entero :(...
Gaby en Memorias de un amigo imaginario: Realmente disfruté leer este libro. Me llamó la atención en una f...
gabriela en El chico de la flecha: Para mí el libro es muy aburrido, no tiene nada de interesante, p...
Juani Soriano en Capitán Calzoncillos: Es un libro que me encanta por lo creativas que son las cosas. :)...
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras
Último número