Último número
Entrevistas
Gabriella Campbell, autora de El fin de los sueños y La noche del espectro.
África Vázquez, autora de las bilogías La ciudad de los ladrones y El club de los miércoles
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

No lo abras jamás
Ken Niimura

Astiberri
La Comicteca de El Templo El Templo#80 (febrero 2021)
Por Pablo García
412 lecturas

No hay fuerza más poderosa que la atracción de lo prohibido. Que se lo digan a Taro, un joven pescador que, a lomos de una tortuga, encuentra bajo el mar un palacio donde la fiesta nunca termina.

«Es un cofre muy especial: con él podrás volver aquí cuando quieras. Pero escúchame bien: pase lo que pase, no lo abras jamás».

O a Ikkyu y Jiro, dos aprendices cuyo maestro les oculta el contenido de una tentadora vasija.

«Puede matar a cualquiera con solo aspirar el aire que emana de ella. Escuchadme bien: pase lo que pase, no os acerquéis a la vasija».

O a Yohio, un humilde leñador que recibe la visita de una misteriosa y reservada viajera.

«¡Ya sé! Déjeme usarlo para hacer una tela. Pero necesito que me prometa una cosa: pase lo que pase, no abra mientras esté tejiendo». Ninguno de ellos podrá resistir por mucho tiempo la dulce llamada de lo desconocido y, como era de esperar, su osadía tendrá consecuencias.

El deseo, lo prohibido, incluso la simple y llana curiosidad, son temas habituales en las fabulaciones de muchas culturas. El historietista Ken Niimura los aborda a través de las leyendas tradicionales japonesas, y adapta al cómic tres de ellas —Urashima Taro, Ikkyu-san y La gratitud de la grulla— aportando un nuevo enfoque y una conclusión distinta a la de la historia original (si es que alguna de sus incontables versiones se puede considerar original).

De su interpretación de los relatos nipones no podemos hablar, pero sí podemos contarte que, a través de un dibujo limpio y legible, en un blanco y negro que tiñe de rojo sangre los detalles con mayor carga simbólica, consigue crear imágenes de una fuerza asombrosa que viran de lo tierno a lo trágico con una vuelta de hoja. Si bien el punto de partida de los tres relatos es muy similar, Niimura consigue, a través de la estructura y el simple pero eficaz uso del color, dar respuestas muy diferentes a la incógnita de lo prohibido.

Aunque el título sobre la cubierta pueda resultar disuasorio, ríndete a la tentación y no hagas caso cuando te digan que no lo abras jamás.

En El Templo nos gustaría saber qué te pareció este libro
Nombre
E-mail
Tags permitidos [b]Negrita[/b] [i]Cursiva[/i] [u]Subrayado[/u] [del]Tachado[/del] [q]Cita[/q] [spoiler]Texto[/spoiler]
Tu comentario

El Templo de las Mil Puertas no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus lectores.
Los spoilers deberán estar indicados en los comentarios en consideración a aquellos lectores que no hayan leído el libro.
¿Qué dicen nuestros lectores?
vale en El violín negro: nos super encanto la reseña por la intriga que te deja.y nos enca...
ALBERTO VALDIVIA PORTUGAL en El retrato de Dorian Gray: El Retrato de Dorian Gray, lo he leído varias veces en diferentes...
Eilin Ramos en Dare me: Fue bonito mientras nadie murió: Me gustaría leer el libro entero :(...
Gaby en Memorias de un amigo imaginario: Realmente disfruté leer este libro. Me llamó la atención en una f...
gabriela en El chico de la flecha: Para mí el libro es muy aburrido, no tiene nada de interesante, p...
Juani Soriano en Capitán Calzoncillos: Es un libro que me encanta por lo creativas que son las cosas. :)...
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras
Último número