Último número
Entrevistas
Begoña Oro, autora de Tú tan cáncer y yo tan virgo, Pomelo y limón Croquetas y wasaps.
Victoria Schwab, autora de la saga Villanos, La ciudad de los fantasmas o Los monstruos de Verity .
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

Los nombres del fuego
Fernando J. López

Loqueleo
Reseñas de novedades El Templo#52 (junio 2016)
Por Carlota Echevarría
8.591 lecturas

Xalaquia vive en Tenochtitlan en el siglo XVI. Mal que le pese, su única función en la sociedad es casarse y obedecer a su marido. Pero, en el momento más inesperado, descubre que posee la magia de los chamanes y debe tomar una dura decisión: hacer lo que se espera de ella y contentar a su familia o seguir su propio camino y ser repudiada.

En Madrid en el siglo XXI, Abril no tiene esos problemas. A ella lo que le preocupa es su situación familiar, porque desde que se marchó su padre las cosas no han hecho más que empeorar. O su amigo Nico, que se ha enamorado de un chico que se niega a reconocer su homosexualidad. O Marina, la tercera del grupo, cuyo empeño en que los chicos se fijen en ella está llegando a un punto que a Abril le parece excesivo.

En apariencia la historia de Xalaquia y la suya no tienen nada que ver… salvo por todos esos detalles inexplicables que les ocurren a Abril, Nico y Marina cada vez con mayor frecuencia. La civilización de Xalaquia se aproxima a su fin por la invasión de los españoles al mando de Cortés, pero ¿cómo podrían Abril y sus amigos ayudar a una persona que ni siquiera saben que existe?

Ambas tramas destacan por su realismo. En la parte de Tenochtitlan se consigue gracias a la ambientación, llena de detalles, y en la del siglo XXI, gracias a lo bien dibujados que están los protagonistas. Sin duda, Fernando J. López entiende a los adolescentes y no los menosprecia, como hacen algunos autores adultos.

Aunque es evidente que los caminos de Xalaquia y Abril se unirán, durante la mayor parte del libro no vemos que sus tramas tengan mucho en común, lo cual frena un poco el ritmo de la novela. Aun así, se lee deprisa, gracias a que los capítulos son cortos y la narración suele ir al grano, sin muchas divagaciones.

Los nombres del fuego es una novela coral sobre la desigualdad, la injusticia y la búsqueda de la identidad, que trata estos temas con un enfoque muy original.

En El Templo nos gustaría saber qué te pareció este libro
Nombre
E-mail
Tags permitidos [b]Negrita[/b] [i]Cursiva[/i] [u]Subrayado[/u] [del]Tachado[/del] [q]Cita[/q] [spoiler]Texto[/spoiler]
Tu comentario

El Templo de las Mil Puertas no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus lectores.
Los spoilers deberán estar indicados en los comentarios en consideración a aquellos lectores que no hayan leído el libro.
¿Qué dicen nuestros lectores?
penaputo en Nunca seré tu héroe (primera parte de la saga): Le doy un 10, es la mejor saga que he visto....
Ambar en Predadores de silencio: Muy bueno, me gustó mucho la trama. Trata un tema interesante y a...
manolito en Viaje en el tiempo con un hámster: Es muy aburrido....
zooo en La lección de August (Wonder I): Estuvo bien....
Priscila Camargo en Las chicas malas no mueren: Un gran libro, simplemente me encantó....
alondra en El lado oscuro (Una vida oculta I): Me encantó el libro, creo que el final fue impactante, ese giro d...
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras