Último número
Entrevistas
Pierdomenico Baccalario, autor de la saga Ulysses Moore, La Academia y Los zorros del desierto.
María Menéndez-Ponte, autora de El poso amargo del café, Nunca seré tu héroe, y Maldita adolescente.
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

El orgullo del dragón
Iria G. Parente y Selene M. Pascual

Nocturna
Zona <20 El Templo#69 (abril 2019)
Por Alicia D. Carballeira
286 lecturas

Viria y Gineyka son dos naciones con muy pocas cosas en común. La primera está hecha por y para hombres, mientras que la segunda es el lugar donde reinan las mujeres. En ambas vive mucha gente, pero solo algunas de esas personas tienen relevancia en esta historia. Se podría comenzar con aquellas que viven en Viria, como pueden ser los hermanos Lavalle, que parecen tener una vida bastante acomodada, o con Neith Sinagra, que malvive en la parte baja de la ciudad sin nada que llevarse a la boca. En Gineyka, por otra parte, viven personas como Saroi Burgoa, que ya está en edad de ser adoptado por una mujer, o su hermana, Irati, que es una inventora con un prometedor futuro por delante. Todos estos personajes y algunos más, sin embargo, comparten un trazo que los diferencia del resto: no les gusta el mundo que ven a su alrededor.

Las dos naciones en las que tiene lugar el argumento de esta novela son antítesis la una de la otra, y las autoras saben reflejarlo muy bien. A través de escenas, diálogos y alguna que otra explicación por parte de los personajes, logran crear una ambientación muy creíble, siendo este uno de los puntos más fuertes de la novela. De esta manera, se puede apreciar lo que ocurre cuando se llevan hasta el extremo estructuras tanto patriarcales como matriarcales, y sociedades racistas, tanto de blancos hacia negros como viceversa. La narración cuenta, además, con varios puntos de vista, lo que permite apreciar todas las versiones y cómo se vive en estos lugares dependiendo de la suerte que hayas tenido al nacer.

Los personajes completan y amplían la ambientación, utilizándola para crecer ante la adversidad o luchar contra lo que creen que no es justo. Es una novela coral perfectamente orquestada, donde ninguna voz se superpone con la de otro personaje, en la que se puede ver qué opinión tienen unos protagonistas sobre otros. Muchos de ellos tienen secretos, anhelos y trabajan para conseguir sus objetivos, lo que hace avanzar el argumento con fluidez y ritmo constante.

El orgullo del dragón es la primera parte de una bilogía que promete mucho y que deja al lector con un sabor agridulce cuando se termina, pero eso solo provoca que la segunda parte sea aún más esperada. Creo que nadie se arrepentirá de leer esta novela, ni tampoco de enamorarse de todos y cada uno de sus personajes.

En El Templo nos gustaría saber qué te pareció este libro
Nombre
E-mail
Tags permitidos [b]Negrita[/b] [i]Cursiva[/i] [u]Subrayado[/u] [del]Tachado[/del] [q]Cita[/q] [spoiler]Texto[/spoiler]
Tu comentario

El Templo de las Mil Puertas no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus lectores.
Los spoilers deberán estar indicados en los comentarios en consideración a aquellos lectores que no hayan leído el libro.
¿Qué dicen nuestros lectores?
Priscilla en El rebaño peligroso: ¡Hola! Se trata de un libro que se lee en un momento...
Priscilla en Ahora llega el silencio: ¡Hola! En una sociedad postapocalíptica donde el saq...
Lorenzo en Nunca seré tu héroe (primera parte de la saga): Es uno de los peores libros que he leído en mucho tiempo. Se not...
Kris en La materia oscura: Yo leí este libro cuando tenía 17 años (ahora tengo 32) y recuerd...
duiydhfhfgbdg en Skulduggery Pleasant: Derek, ¿por qué no te dan ya el premio al mejor escritor de la dé...
pepon en El mar: Estoy de acuerdo contigo, MarÍa Cristina, pero no hace falta que ...
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras
Último número