Último número
Entrevistas
Pierdomenico Baccalario, autor de la saga Ulysses Moore, La Academia y Los zorros del desierto.
María Menéndez-Ponte, autora de El poso amargo del café, Nunca seré tu héroe, y Maldita adolescente.
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

Perdimos nuestro camino
Gayle Forman

Puck
Reseñas de novedades El Templo#67 (diciembre 2018)
Por Carlota Echevarría
1.239 lecturas

Freya nació cantando, se hizo famosa gracias a YouTube y ahora, a punto de sacar su primer álbum, dicen que será la próxima Beyoncé. Por el camino ha perdido a su padre, que regresó a Etiopía para no volver, y a su hermana, con quien hace años que no habla. Y ahora ha desaparecido lo único que no podía permitirse perder: su voz.

Nathaniel siempre ha tenido una conexión especial con su padre: es su mejor amigo. Su madre le dejó porque decía que era como vivir con dos niños y, con el paso de los años, Nathaniel se ha dado cuenta de que así es. Quiere defenderle a toda costa, aunque eso suponga alejarse de todo el mundo y verse atrapado en su espiral de locura.

Los padres de Harun creen que tienen al hijo perfecto, aunque no vaya a la mezquita todas las semanas, pero Harun tiene un secreto y una pregunta para la que aún no ha encontrado respuesta: ¿sería capaz de ser infeliz toda la vida con tal de no decepcionar a su familia?

Sus destinos se entrelazan por casualidad una mañana en Central Park. Ya hace tiempo que se salieron del camino que estaba marcado para ellos, pero quizá juntos logren dibujar uno nuevo.

A Gayle Forman le gustan los libros que transcurren en poco tiempo: en este caso, un solo día. Esto hace que el instalove sea inevitable y que den ganas de acuñar el termino instafriendship para describir esta historia. Llama la atención que una autora que pone tanto interés en escribir un libro diverso, con tres protagonistas de culturas muy distintas, caiga en estos tópicos. ¿Será por lo atractivos que son todos? Harun se describe como «un chico guapo, muy bien vestido», Nathaniel es «alto, esbelto y con una estructura ósea que muchos desearían» y Freya, en fin, es una superestrella. Es una pena, porque son estos detalles los que hacen que Gayle Forman no alcance la perfección que consiguió en Si decido quedarme.

Por lo demás, la novela es estupenda. La autora mezcla el presente con escenas del pasado con tanta habilidad que ni nos damos cuenta; logra desvelarnos la historia poco a poco, manteniéndonos enganchados en todo momento. Los tres protagonistas son buenos personajes, aunque la que destaca es Freya, cautivadora y magnética. No hay sentimentalismos ni final hollywoodiense y, una vez asumido el instalove, todo se desarrolla con naturalidad.

En El Templo nos gustaría saber qué te pareció este libro
Nombre
E-mail
Tags permitidos [b]Negrita[/b] [i]Cursiva[/i] [u]Subrayado[/u] [del]Tachado[/del] [q]Cita[/q] [spoiler]Texto[/spoiler]
Tu comentario

El Templo de las Mil Puertas no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus lectores.
Los spoilers deberán estar indicados en los comentarios en consideración a aquellos lectores que no hayan leído el libro.
¿Qué dicen nuestros lectores?
Priscilla en El rebaño peligroso: ¡Hola! Se trata de un libro que se lee en un momento...
Priscilla en Ahora llega el silencio: ¡Hola! En una sociedad postapocalíptica donde el saq...
Lorenzo en Nunca seré tu héroe (primera parte de la saga): Es uno de los peores libros que he leído en mucho tiempo. Se not...
Kris en La materia oscura: Yo leí este libro cuando tenía 17 años (ahora tengo 32) y recuerd...
duiydhfhfgbdg en Skulduggery Pleasant: Derek, ¿por qué no te dan ya el premio al mejor escritor de la dé...
pepon en El mar: Estoy de acuerdo contigo, MarÍa Cristina, pero no hace falta que ...
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras
Último número