El Gato Templario

ÚLTIMO NÚMERO

Último número

RESEÑAS

Biografía de un cuerpo Mónica RodríguezLa puerta del bosque Melissa AlbertLa guardiana perdida (Mystical II) Marta ÁlvarezEl final de todos los agostos Alfonso CasasCard Captor Sakura: Clear Card ClampViaje en el tiempo con un hámster Ross Welford
Leer más...

¿QUÉ TE APETECE LEER?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

Jerebeque ¡PRUÉBALO! Jerebeque

 RESEÑAS  

El señor de las moscas William Golding

Alianza Editorial
#PostureoClásicos Templo#47 (agosto 2015)

Mientras se desata la guerra en el resto del mundo, el avión en el que viajan los alumnos de una academia inglesa se estrella en una isla desierta, convirtiendo a sus ocupantes en jovencísimos náufragos. Los chicos, cuyas edades oscilan desde preescolar hasta más o menos la secundaria, se verán de pronto desprovistos de comida, ropa, protección… y normas.

Uno de los mayores, Ralph, hace sonar una caracola que atrae a sus compañeros al que será el punto de reunión de la isla. La caracola, desde entonces, será símbolo de asamblea y Ralph, por su aparente temple y madurez, será nombrado líder.

Aunque el muchacho intenta organizar las cosas (señala la importancia de construir refugios, organiza la búsqueda de comida…), los niños son difíciles de comandar: los peques están asustados por la presencia de una supuesta bestia marina, los vigilantes del fuego descuidan su tarea y los refugios dejan de construirse a los pocos días. Por si no fuera suficiente, a Ralph le surge un rival en liderazgo: Jack, el jefe de los niños cazadores.

Al principio, Jack no podría considerarse un chico malvado. Es el abusón de la clase y la idea de un mundo sin reglas para él es el paraíso, pero la lanza que se ha fabricado apenas tiene filo y los jabalíes de la isla aún le dan miedo. Sin embargo, por mucho que lo que Ralph, el bueno de Piggy o el optimista Simon digan suene lógico, Jack irá poco a poco dejándose poseer por su lado más salvaje.

A medida que las semanas pasan y el rescate no ocurre, los argumentos de Ralph suenan cada vez más carcas, la caracola va perdiendo su poder y el grupo de cazadores de Jack pierde el miedo a cazar de verdad. ¿Por qué Ralph no deja de parlotear y dar órdenes? ¿Qué importa si le robamos las gafas a Piggy? ¿Qué pasará si decidimos ir a cazar a la bestia en plena noche?

Solo son unos niños, pero el aislamiento acabará transformando a estos jóvenes náufragos en salvajes, y esta isla paradisiaca se convertirá en el lugar más peligroso de la Tierra.

Hoy traemos uno de esos títulos clásicos que puede que no sea de los que más resuenen en las clases de literatura pero cuya influencia ha llegado a muchas novelas juveniles actuales. Lo dijo el propio autor de El corredor del laberinto, y se nota desde el principio en Los Juegos del Hambre o incluso en la serie Perdidos… No es solo la atractiva ambientación (una isla desierta), ni el argumento (la supervivencia de los protagonistas), sino también la idea de un experimento sociológico. ¿Qué pasaría si unos jóvenes tuviesen que sobrevivir en condiciones extremas? ¿Qué sucede cuando chocan personalidades tan dispares?

Ya en 1954, fecha de publicación de la obra, William Golding se lo preguntó. Pero a diferencia de lo que otros autores más idealistas pensaban en aquella época, él no imaginó una historia entrañable de aventuras, sino un thriller psicológico. Ya en el propio título de la novela, que hace referencia a Belcebú, el diablo, lo dejó caer el autor: los niños de la isla creen que una misteriosa bestia los acecha, pero, en esas terribles circunstancias, el monstruo más peligroso de la isla serán ellos mismos.

Cada uno de los niños encarna un tipo de persona: el tranquilo, el optimista, el racional, el inseguro, el psicópata, el manipulador, el impulsivo… La isla, por otra parte, se trata de una civilización que empieza de cero: parte del caos y la desorganización, continúa con la democracia, y tras su fracaso llega la anarquía. Golding juega con el miedo, el poder grupal y la inexperiencia de los jóvenes para enseñar al lector cómo las cosas pueden ir de mal en peor cuando el ser humano enseña su lado más cruel.

Dejando a un lado el apasionante argumento, esta novela se merece un puesto en el top ten de esta sección por el estilo. Aunque no se sale del lenguaje de los niños, el autor es capaz de expresar ideas profundas y que hacen reflexionar al lector. Y eso por no mencionar la ambientación, y cómo la pluma de Golding será capaz de transportarte al mismo corazón de la selva.

Si después de leer el libro no te supera la inquietud, esta obra cuenta con dos adaptaciones cinematográficas: una en blanco y negro de 1960, y otra de 1990 dirigida por Harry Hook. Como imaginarás, si El señor de las moscas tuvo dos adaptaciones en una época en la que aún no estaban de moda, es porque tiene una historia impactante que no podrás quitarte de la cabeza durante mucho tiempo.

Por
lucia.gayo(a)eltemplodelasmilpuertas(punto)com


¿Qué opinan nuestros lectores sobre El señor de las moscas?

Raúl Andrés González Melo
06 febrero 2018 a las 21:50
Uno de los mejores libros que he leído. Lleno de símbolos y de posibles lecturas. La parte de la charla entre Simón y el Señor de las moscas es delirante... Super recomendado.

En El Templo nos gustaría saber qué te pareció este libro.

Nombre *

E-mail * (no se publicará)

Twitter

 Puntuación (solo si has leído el libro)


Tags permitidos: [b]Negrita[/b] [i]Cursiva[/i] [u]Subrayado[/u] [del]Tachado[/del] [q]Cita[/q] [spoiler]Texto[/spoiler]

Avisarme cuando se publique mi comentario.

El Templo de las Mil Puertas no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus lectores.

Los comentarios están moderados y no se permitirán insultos ni enlaces a contenidos para +18.

Los spoilers deberán estar indicados en los comentarios en consideración a aquellos lectores que no hayan leído el libro.

Los campos marcados con * son obligatorios.

Repasa tu comentario antes de enviarlo para corregir las faltas. Escribe con todas las letras, esto no es un móvil ;) Y no escribas en mayúsculas. Eso significa gritar en Internet.


¿QUÉ DICEN NUESTROS LECTORES?

estrella en Ciudad de hueso (Cazadores de sombras I): Me encantó, desearia ser Clary y tener una aventura llena de magi... Leer comentario

Aecor en Desconocidos: Una pasada de libro, lo recomiendo muy mucho. Lo he disfrutado co... Leer comentario

AplastaChusma68 en Mentes poderosas (primera parte de la saga): Vi la película y parece que el libro pinta para ser otro Crepúscu... Leer comentario

Priscilla en Wendy ataca (Wendy II): ¡Hola! Esta novela se merece una comparativa con la prim... Leer comentario

Priscilla en Desconocidos: ¡Hola! Muy buen libro de David Lozano. Aunque la tra... Leer comentario

Priscilla en Biografía de un cuerpo: ¡Hola! Un libro pleno de sensibilidad. Como todos lo... Leer comentario

ÚLTIMAS NOVEDADES EN EL CATÁLOGO
#CITASCALLEJERAS
ÚLTIMO NÚMERO