Último número
Entrevistas
Sarah Dessen, autora de El fin de la historia, Déjate llevar y Primero pide perdón
Clara Cortés, autora de Clementine y Al final de la calle 118.
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

Tally, la niña tigre (primera parte de la saga)
Libby Scott, Rebecca Westcott

Duomo
Reseñas de novedades El Templo#76 (junio 2020)
Por Gabriela Portillo
89 lecturas

Nadie parece comprender el autismo. Así que Tally esconde su diagnóstico lo máximo posible. Sabe que los demás jamás la entenderán si se presenta bajo esa etiqueta tan confusa; por eso, fingirá ser «normal», en el sentido neurotípico, para encajar.

Ya se han acabado las prórrogas que le concedía la infancia. Este curso comienza el instituto, y su hermana le ha advertido que allí se margina a las niñas que aletean. Que tendrá que seguir muchas, muchas órdenes, aunque le cueste por su «síndrome de evitación extrema de demandas». Y, lo más terrorífico de todo, que ni de broma se puede poner la máscara de tigre. ¿Quién tiene que ser ella entonces si a los demás no les sirven ni la Tally original ni la niña tigre, su alter ego valiente?

Libby Scott también es una niña autista. Y se siente tan orgullosa que ha coescrito este libro para ayudar a personas como Tally a aceptarse y valorarse. Con una voz genuina y sensible, comparte sus aprendizajes para mejorar las relaciones con los demás, pero sobre todo con uno mismo. Sus interrogantes nos brindan un soplo de aire fresco, porque, en realidad, «¿qué tiene de malo ser una oruga?».

La escolarización de Tally tiene un papel sobresaliente en la historia, pues además de dirigir su evolución personal, es el escenario que enmarca las enseñanzas de la obra. Las dinámicas entre las amigas, el acosador, los testigos y el cuerpo docente (con mención especial para la señora Jarman, que nos recuerda al mítico señor Browne de La lección de August) desembocan en conclusiones que nutren a todos ellos y que meten la novela en esa escasa lista de «lecturas de colegio obligatorias que de verdad nos gustaron».

De hecho, el propósito del libro es educar a la población en el autismo de una manera cercana. Junto a la narración se incluyen fragmentos del diario de Libby y explicaciones más concretas de su experiencia, porque si algo queda claro es que existe un amplio espectro de manifestaciones, tantas como personas.

Quizás la señora Jarman tenga razón y sea por eso que quienes piensan diferente escriben libros, «para explorar sus sentimientos de una forma que para ellos tenga sentido». Y así, de paso, aclarar el significado tras ese término aún confuso que te presentábamos al inicio: autismo.

En El Templo nos gustaría saber qué te pareció este libro
Nombre
E-mail
Tags permitidos [b]Negrita[/b] [i]Cursiva[/i] [u]Subrayado[/u] [del]Tachado[/del] [q]Cita[/q] [spoiler]Texto[/spoiler]
Tu comentario

El Templo de las Mil Puertas no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus lectores.
Los spoilers deberán estar indicados en los comentarios en consideración a aquellos lectores que no hayan leído el libro.
¿Qué dicen nuestros lectores?
Agente Z en Ana de las tejas verdes: Es un gran libro y me encanta la colección....
Silvia Aguilera en Historia de Mix, de Max y de Mex: Quería comentarles que leí el libro (título que no conocía) y la ...
Crystal en Ciudad de hueso (Cazadores de sombras I): A mí el libro me ha encantado porque nos mete en un mundo de fant...
dany en Mentes poderosas (primera parte de la saga): Me gustó mucho, la verdad, pero Ruby es muy dramática, como se cr...
Tomás en Doneval: Un libro de la infancia que estoy dispuesto a volver a leer en es...
itzel hernández cruz en Las lágrimas de Naraguyá: Estuvo increíble el cuento, gracias. ...
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras
Último número